La "bula" para no acoger a refugiados

Editorial del 4 de mayo de 2016

La Comisión europea ha realizado una propuesta esta mañana que habla por sí sola. Dentro del nuevo mecanismo de emergencia para repartir en los diferentes países de la Unión a los refugiados que huyen de los rigores de la guerra, proponen que aquellos estados que se nieguen a acogerlos deberán pagar 250 mil euros por cada una de las negativas. O sea, por cada 4 migrantes rechazados, habría que abonar un millón de euros.

Por más que el vicepresidente de la comisión ha hablado de una “obligación moral y responsabilidad legal” de Europa hacia los refugiados, las resistencias de los diversos estados son de tal calibre que solo el castigo de tener que pasar por caja, puede ser disuasorio. O, al menos, con el dinero recaudado de los países insolidarios podrá atenderse mejor a aquellos que siguen instalados en los diversos campos de refugiados.

Es lo más parecido a la bula que pagaban a la Iglesia los que se lo podían permitir para ser liberados del ayuno o de la prohibición de comer carne los viernes. La bula dejó de existir en 1966 porque no había moralmente por dónde cogerla. Igual que la propuesta de hoy de la Comisión. Aunque, lamentablemente puede ser la única solución. A los insolidarios, al menos, que les salga cara su falta de compasión.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.