El Periódico, 31 de marzo de 2005

Ferran Monegal

Invitó la Otero (Las cerezas, TVE-1) a José Gea, obispo de Mondoñedo. Y hablando del matrimonio homosexual, hizo monseñor un razonamiento curiosísimo. Dijo: "Es como si un futbolista jugase con las manos. El árbitro le expulsaría. No sería fútbol. Sería balonmano". ¡Ah!, es la misma teoría de las peras y manzanas de doña Ana Botella, pero en versión deportiva.


© 1998-2022 www.juliaotero.net