La Vanguardia, 24 de marzo de 2005

VÍCTOR-M. AMELA

Javier Ramañach, tras un accidente de tráfico, es tetrapléjico. Como Ramon Sampedro lo fue. Pero Ramañach no pide que le ayuden a morir dignamente, sino a vivir dignamente. Julia Otero tuvo el acierto de invitarlo a Las cerezas (martes, TVE 1) y de orquestar un debate virtual entre Sampedro y él. La televisión permite el debate más allá de la muerte. El vivo tiene ventaja, eso sí: puede decir siempre la última palabra. Aunque Sampedro dejó la suya grabada en vídeo para consumo general... Toda una invitación al debate, un debate en el que él ya dijo lo que quiso decir. Y con notable éxito mediático, Oscar incluido. Ahora le toca el turno a Ramañach: ¿qué Amenábar osará relatarnos su odisea? Es una película difícil, pues tiene el grave inconveniente de que no muere nadie.


© 1998-2022 www.juliaotero.net