La Razón, 20 de enero de 2005

Crítica de TV Por Chapete

Julia Otero, gran periodista y mejor radiofonista, ha perdido el tren de la televisión actual. Sus buenas ideas y su equipo, hábil y bienintencionado, no consiguen interesar demasiado a la audiencia. Estamos tan embrutecidos que no somos capaces de apreciar, y mucho menos de agradecer, encuentros tan pintorescos como el de Bibiana Fernández y Gaspar Llamazares. Seamos honestos: lo mejor de «Las Cerezas» del martes fue ver a ese responsable de IU frente al pedazo de actriz, inmensa y hermosa malagueña (aunque nacida en Tánger), con los treinta y pico centímetros de diferencia de altura, por no citar las anchuras y demás aspectos. Más allá de la cuestión física, lo que más me epató fue la cara de Gaspar Llamazares, atónito ante la grandeza inabarcable de Bibiana,... Podría jurar que Otero, que está muy guapa, fue la primera en observar, tarde ya, que su idea era atrevida e interesante pero también algo grotesca. O tal vez no.


© 1998-2022 www.juliaotero.net