Julia Otero afirma que la eliminación de su programa en Onda Cero sólo tiene una «lectura política»

Artículo publicado en el diario Levante el 5 de agosto de 1999

El PSOE atribuye la supresión a los nervios del PP tras las elecciones y la decisión de «acabar con los neutrales»

La presentadora Julia Otero considera que la supresión del programa La radio de Julia, que conducía en Onda Cero, obedece a razones políticas. En declaraciones a La Vanguardia, señalaba que «la lectura política es la única posible» a la hora de explicar la fulminante cancelación del contrato, una vez se había fijado ya la continuidad del espacio para la próxima temporada. Julia Otero recibió la noticia el lunes a las 13.30, cuando se reunió con el presidente ejecutivo de la compañía, Javier Gimeno, y éste le comunicó que «querían algo más ligero e intelectualmente menos elevado.»

Hasta entonces no había recibido ninguna consigna sobre la realización del programa en Onda Cero, cadena a la que estaba vinculada desde hace una década. La encargada de llenar el hueco radiofónico de Otero será la periodista Marta Robles, que en la actualidad estaba al frente del informativo del canal internacional de Antena 3.

Asociaciones de periodistas, partidos y sindicatos coinciden también a la hora de vincular la compra de Onda Cero por parte de Telefónica con la decisión de prescindir de la Julia Otero, cuyo programa, con medio millón de oyentes, era el de máxima audiencia en la tarde y el único de la emisora que lideraba una franja horaria.

El secretario de Relaciones con los Medios del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, declaró ayer que la supresión decidida por la nueva dirección de Onda Cero tiene su origen en el «nerviosismo» del PP, que tras su resultado en las elecciones de junio ha ordenado acabar con los «neutrales». A su juicio, no hay ninguna razón comercial que pueda explicar los hechos, lo que le lleva a pensar que la justificación es política. «Hay dos posibles titulares -comentó-. O bien a Aznar no le gusta Julia Otero, o Julia Otero lleva el pecado original de no tener el carné del PP.»

Según explicó, todo esto se produce «en un contexto de nerviosismo del PP tras las elecciones de junio, y está apretando clavijas en todos los medios de comunicación». «El PP ha lanzado una orden a Telefónica (nuevo accionista mayoritario) advirtiendo de que se acabaron los neutrales y que hay que entrar a saco para hacer una cadena del PP», resumió.

Por su parte, el coordinador de Comunicación del PP, Rafael Hernando, declaró que el secretario de Relaciones con los Medios del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, parece ser víctima de alguna «alucinación veraniega» al acusar al PP de la supresión del programa de Julia Otero en Onda Cero. Hernando, que personalmente se confesó admirador de la periodista, aseguró que el PP no tiene nada que ver con ello. «Son decisiones profesionales o empresariales que no entramos a valorar», insistió.

El grupo de periodistas Josep Maria Lladó denunció que se trata de «una depuración política en toda regla», mientras CC OO ve que la «ocupación de medios» por parte de Telefónica es «alarmante y una amenaza a la libertad de expresión».

El desembarco de Telefónica en Onda Cero constituye la última adquisición de la compañía en medios de comunicación, tras una larga serie de inversiones que la han llevado a liderar una plataforma digital (Vía Digital), y una televisión privada (Antena 3) y a levantar numerosas voces críticas que denuncian la concentración de medios de comunicación en sus manos.

La compañía presidida por Juan Villalonga -amigo personal del presidente del Gobierno, José María Aznar- se convirtió en propietaria de Onda Cero en mayo. La operación de compra se había iniciado cuatro meses atrás, cuando Telefónica Media -la división audiovisual de la compañía telefónica- y la ONCE -propietaria hasta entonces de la cadena- firmaron un acuerdo por el que la primera adquiría 105 emisoras de frecuencia modulada por la suma de 16.000 millones de pesetas.

Telefónica Media se quedaba así con la totalidad de las acciones de Uniprex y sus empresas participadas, titulares de una red de emisoras de radiodifusión que emiten a lo largo de la geografía española con tres programaciones distintas (Convencional, Onda 10 y Onda Melodía). Esta compra coincidía con la incorporación al grupo de 51 emisoras de la cadena Radio Voz, de la que obtenía el 100% de las acciones de Cadena Voz de Radiodifusión y de una serie de participaciones en siete sociedades regionales.

La pasada semana se firmó un pacto entre Onda Cero y el propietario de Onda Rambla y presentador estrella de la cadena, Luis del Olmo. A través del mismo, se creaba una sociedad que gestionaría las emisoras de ambos en Cataluña y Luis del Olmo incorporaba a la Cadena Onda Cero las que tenía en el resto de España, entre ellas la ubicada en La Vila Joiosa, que le correspondió en el reparto de frecuencias realizado por el Consell el pasado mes de diciembre.

Luis del Olmo, quien lamenta la eliminación del programa de Julia Otero, es uno de los miembros del consejo de administración de la nueva Onda Cero, del que también forma parte el presidente de Vía Digital, Pedro Pérez. Telefónica detenta el 69,6% de acciones de la plataforma digital y un 40,49% de las de la cadena de televisión privada, Antena 3 Televisión.

Juan Villalonga anunció hace unos meses la decisión de crear un holding audiovisual. La fusión de Antena 3 con Vía Digital está más cerca de convertirse en una realidad tras el encargo del proyecto a dos bancos de inversión.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.