¿Comité de sabios?

Artículo publicado en la sección 'Al contrataque' de la edición del día 21 de marzo de 2014

Lo llaman comité de expertos o grupo de sabios. Los más realistas también los han etiquetado como «los expertos de Montoro». Según la Moncloa, profesionales económicos y tributarios de reconocido prestigio en el ámbito académico. A ellos encargó el ministro hace ocho meses un paquete de propuestas para la necesaria reforma fiscal. El grupo selecto de varones (se ve que no hay una sola catedrática de Economía de solvencia contrastada) parió 125 sugerencias para modificar el sistema impositivo español. La cabeza visible del comité es Manuel Lagares, considerado el autor intelectual de la política tributaria de la era de Aznar, aquella que bajó los impuestos, calentó la economía y nos hizo volar hasta que en el 2007 se acabó la gasolina. El gran Fabián Estapé nos contaba cada semana -en La Columna de TV-3- a principios de este siglo cómo aquella calentura de la economía española nos llevaría al desastre irremediablemente. Por desgracia, murió poco antes de que llegasen los estragos tan certeramente anunciados por él, que sí era un sabio.

Desprecio de alternativas

Dejo para los expertos económicos la valoración de las recientes propuestas del comité de los listos, pero incluso para un profano son evidentes algunas consideraciones. La primera, que no son expertos independientes. Son sus expertos, o sea, están básicamente de acuerdo con aquellos que los nombran. ¿Alguien cree que un Gobierno escoge a personas críticas que no estén dispuestas a decir lo que se quiere escuchar? ¿Hay entre los nueve «asesores independientes» alguno con ideas parecidas a las de Krugman, por ejemplo? La complicidad entre Gobierno y asesores es legítima, nadie lo pone en duda: son de la misma cuerda. Sin embargo, resulta insolente -por falso- que desprecien siquiera la existencia de otras alternativas, que despachan con adjetivos peyorativos. Cualquier propuesta que hable de políticas redistributivas de la riqueza, de equiparación entre rentas del trabajo y del capital, de la eliminación de las sicavs... es descalificada de inmediato, y tachados sus promotores de ignorantes peligrosos. Las aportaciones que llegan de la socialdemocracia o de la izquierda son malas por «ideologizadas». Las suyas, en cambio, son apolíticas, como independientes son solo sus asesores. Tanto, que incluso están independizados de la calle.

¿Saben estos caballeros que España es el país de la OCDE donde más aumentó la desigualdad? El informe recién publicado observa que los más pobres han perdido en España una tercera parte de su salario, mientras que el 10% de la población más rica solo experimentó el descenso de un 1% de sus ingresos. Hasta el FMI advirtió ayer de que en España se hereda cada vez más la desigualdad, o sea, la pobreza pasa de padres a hijos. Hoy es más cierto lo que escribió Rajoy en 1983: «Es sabido que los hijos de buena estirpe superan a los demás».


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.