Julia, la voz que acaricia

Entrevista publicada en la revista Semana

Julia Otero ha vuelto a la radio, al medio en el que empezó, y desde hace tres años presenta en Onda Cero el programa «La Radio de Julia», que empezó como nocturno, de 11 de la noche a 2 de la madrugada, pero que ahora ha pasado a brillar en las tardes.

- El programa empezó como una apuesta nocturna para los que «pasaban» de los deportes a esas horas. Nuestro eslogan era «el programa para la otra mitad de la cama», y funcionó tan bien que la empresa decidió trasladarlo a la tarde, que en principio es un horario de mayor cobertura y con más oyentes potenciales. Hemos recuperado para la radio a personas que no tenían el hábito de escuchar la radio o bien escuchaban fórmulas musicales.

Esta gallega de nacimiento, pero catalana de adopción, que cumplió treinta y tres años el pasado 6 de mayo, se dio a conocer por el gran público gracias al programa de televisión «3 x 4», pero lo que pocos saben es que ya entonces Julia había estado durante ocho años trabajando en la radio, haciendo desde entrevistas a programas musicales, y es que esta atractiva periodista es una auténtica «todoterreno».

- Empecé en la radio muy joven, cuando ni siquiera era mayor de edad, no tenía carnet de conducir y debía coger todos los días el tren para ir de Barcelona a Sabadell, donde estaba la emisora. Así que cuando llegué a televisión ya tenía un bagaje profesional en radio importante.

Pero a pesar de que hoy en día Julia Otero es una de las periodistas más queridas y admiradas por el público, de pequeña su sueño no era colocarse frente a un micrófono o una cámara, sino ser médico, una profesión que todavía hoy en día la fascina.

- ¡Los caminos del Señor son inescrutables! -se ríe Julia-. Es cierto que de pequeña quería ser cirujano, pero yo creo que era más una vocación estética que profunda, aunque la medicina me sigue gustando y he estado presente en varias operaciones.

Ya metida en este mundo, en el que Julia poco a poco ha ido escalando posiciones hasta convertirse en una figura familiar para el público gracias a su simpatía y a su buen hacer, la rubia periodista ha tenido que enfrentarse a uno de los grandes monstruos que acechan en la comunicación, la competencia.

- Todo el mundo sale con ánimo ganador, unos lo consiguen y otros no y se quedan por el camino, pero yo creo que es bueno que tengamos ese espíritu competitivo, aunque no tanto con los demás como con uno mismo.

Durante su trayectoria profesional Julia ha entrevistado a multitud de personajes famosos, pero parece que, aunque para todos tiene palabras de elogio, unos han calado más hondo que otros en ella.

- Quizá el personaje que más me ha impresionado en la distancia corta fue «Magic» Johnson, a quien entrevisté para la televisión catalana durante los Juegos Olímpicos de Barcelona, en un programa que se llamó «Juegos de noche»; en cambio, la otra cara de la moneda fue Claudia Schiffer, a la que no supe o no pude sacarle todo lo que yo esperaba.

Tras dos años y medio alejada de la televisión, Julia volvió a la pequeña pantalla con el programa de Antena 3 «Los cinco sentidos», aunque detrás de las cámaras; una experiencia que reconoce muy enriquecedora y de la que ha aprendido mucho. De Julia Otero se ha dicho que es intuitiva, seductora, sugerente y que tiene mucho temperamento; definición con la que ella está casi de acuerdo, aunque quiere romper una lanza a su favor contra los que dicen que tiene mal genio.

- Soy clara y transparente en mis manifestaciones; no soy perversa, pero cuando algo no me gusta se me nota enseguida. Prefiero arranques de genio que sonrisas a la cara y puñaladas en la espalda. Sé que a veces mi forma de ser no es cómoda ni para los demás ni para mí, pero soy así y no lo puedo remediar.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.