Julia Otero levanta en Galicia la casa en la que piensa vivir su retiro

Vanitatis, 12 de marzo de 2015

  • La periodista está reconstruyendo la vieja vivienda familiar que levantó su abuelo con sus propias manos en el corazón de la Ribeira Sacra.

Julia Otero pertenece a esa generación de gallegos que dejaron el terruño para emigrar a Cataluña. Pero la periodista es una gallega convencida y como dicen allí, ‘a terra tira, e moito’. Ya lo decía Cavafis en su conocido poema Viaje a Ítaca, muchos en el camino aprenden que en el regreso también está la felicidad. Y en ese momento debe encontrarse la conductora de Julia en la Onda, pues está reconstruyendo la vieja casa familiar de sus antepasados. Pero lo más entrañable de todo es que lo está haciendo con las mismas piedras que en su día utilizó su abuelo, que era cantero.

Aunque no le gusta tratar asuntos de su vida privada, Julia Otero se ha concedido una licencia y ha hablado para Vanitatis. “Reconstruir esa casa es un viaje de vuelta a las raíces que nunca perdí. Mi padre era un galleguista convencido que siempre soñó con sus paisajes gallegos, sus campos y sus paseos por bosques y montañas”, asegura la periodista.

El padre de Julia era trompetista y un día dejó la aldea para buscar mejores perspectivas laborales en Barcelona. Una historia más de emigración de la época. Pero Julia Otero, catalana de adopción, es obstinadamente gallega. “Todos mis veranos desde los 6 años los pasé en aquella vieja casa de piedra”. Una casa con un gran valor sentimental no sólo para ella sino para toda la familia: “Mi abuelo era uno de los mejores ‘canteiros’ de la zona y la construyó él con sus propias manos”. Para ella este proyecto es un reto personal de lo más gratificante. “Rehabilitar esa casa, recolocar con mimo y cariño las piedras que escogió mi abuelo para volver a levantar las paredes ha sido un viaje sentimental que me toca todas las emociones”, resalta la periodista.

De momento Otero no sabe cuándo podrá trasladarse allí. Pero ganas no le faltan. Ella sueña con retirarse allí. “No sé cuando tendré el tiempo suficiente para disfrutar allí de la paz rural y verde que me rodea, pero desde luego es el lugar al que volver en tiempos de zozobra”.

Es muy querida en su tierra

La periodista desvela qué es lo que le gusta hacer cuando se encuentra en su tierra: “Caminar por la aldea, meterme en las cuadras de mis vecinos a tocar los animales... Es una querencia que tenía desde niña y que afortunadamente no he perdido”. Y este retorno a casa ha sido muy bien acogido entre los monfortinos. Algunos indican con entusiasmo a los visitantes la noticia: “Mira, por allí arriba se está haciendo Julia Otero la casa”, para continuar presumiendo de tierra asegurando que “esta zona de la Ribeira Sacra está de moda. También han comprado casa los padres de Clara Lago, y ella y Dani Rovira vienen mucho por aquí”.

La periodista es muy querida en su tierra. Fue nombrada hija predilecta de la ciudad de Monforte de Lemos y los paisanos de allí están acostumbrados a verla durante los últimos años paseando por las calles de la capital de la Ribeira Sacra y posando en el malecón. Allí hace sus compras y le enseña a su hija, Candela, las cosas que de verdad hacen que la vida merezca la pena.

Cuando uno visita la Ribeira Sacra, la presencia de la periodista nunca pasa inadvertida. En cualquier conversación en la que aparece su nombre es frecuente oír cómo se reproducen historias ocurridas tras una relación o encuentro casual con ella. Desde el personal de un bar o cualquier comerciante resaltan su carácter afable, su simpatía y también su “fobia a las cámaras”.


© 1998-2020 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.