El futuro y la revolución digital pedían un relevo en la cúpula de Telefónica

Editorial del 29 de marzo de 2016

Si los nuevos aires a la gran Banca española llegaron con Patricia Botín al frente del Santander, hoy Telefónica ingresa también en el siglo XXI, con la dimisión de Cesar Alierta, y la inminente llegada de José María Alvarez-Pallete como presidente de la gran compañía de telecomunicaciones de España y Latinoamérica.

Hay que reconocerle al presidente saliente haberse aplicado para tomar decisiones estratégicas en un sector tan cambiante y puntal como el de las telecos, pero sin duda el futuro y la revolución digital pedía un relevo en la cúpula. Es bueno que lleguen a la presidencia personas no nombradas a dedo por el poder político y libres de ataduras, a menudo inconfesables.

El próximo 8 de abril, Álvarez Pallete se hará cargo de Telefónica, después de llevar trabajando en ella 17 años y haber pasado por diferentes cargos desde que aterrizó en la compañía en 1999. Ejerció como director general de Finanzas internacional, fue presidente de Telefónica internacional, luego de Telefónica Latinoamérica y ejecutivo de Telefónica Europa. Desde hace 4 años era consejero delegado.

Esa es la hoja de servicio. Además es runner, corre maratones, tiene cuenta en twitter, 53 años y habla idiomas. Lo dicho, el siglo XXI.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.