Algunos no han aprendido nada en los últimos tiempos

Editorial del 27 de octubre de 2014

Blanqueo de capitales, falsificación de documentos, delitos fiscales, cohecho, malversación de caudales, prevaricación, fraudes contra la administración y organización criminal... Un abanico de delitos que se imputan al menos a medio centenar de personas en Madrid, Murcia, León y Valencia y que afectan, entre otros a 6 alcaldes, 4 del partido popular y uno del partido socialista, además de al número de 2 de Esperanza Aguirre durante años, Francisco Granados y el presidente de la diputación de León, nombrado hace solo medio año tras el asesinato de Isabel Carrasco. De confirmarse el caso de éste último, Marcos Martínez sería un ejemplo prodigioso de aprendizaje rápido.

La trama tenía como objetivo el lucro personal y había conseguido solo en los últimos 2 años 250 millones de euros en contratos públicos. Como en el sector ladrillo no quedaba espacio para las mordidas, la trama se dedicaba sobre todo al sector servicios de la Administración.

La terrible conclusión a la que cualquiera puede llegar es que, en contra de lo que pensábamos, algunos seguían metiendo la mano. No han aprendido nada en los últimos tiempos. He aquí las consecuencias de una borrachera, la borrachera de la impunidad.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.