'La Marató' dedica 15 horas a financiar la investigación del sida

El Periódico, 16 de diciembre de 2001

Cristina Savall

La Marató alcanza hoy su décima edición con un gigantesco programa de 15 horas lleno de testimonios conmovedores y destinado a recaudar fondos para la investigación biomédica del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que causa el sida. El teletón, en este caso todavía más, también tiene un alto componente divulgativo. Miquel Puig, director general de la Corporació Catalana de Ràdio i Televisió, recuerda que esta enfermedad ha causado 8.000 muertes sólo en Catalunya. "El peligro es el virus; no las personas infectadas. Éste es el mensaje que queremos transmitir", argumenta Puig.

El programa comenzará a las 10 de la mañana, dos horas antes de lo habitual para poder conectar en directo con la primera convocatoria ciudadana del día: la caminata. Con el lema Fes sentir la teva veu contra la sida, TV-3 propone un paseo por las calles de Barcelona, desde la plaza de Catalunya hasta las fuentes de Montjuïc, donde Comediants brindarán a los asistentes con un espectáculo. El objetivo es que todos los actos que convoca La Marató fuera de los estudios de TV-3, como las actividades deportivas de Lleida, la fiesta infantil de Girona y la Fira de Cultura Popular de Tarragona, propicien la participación solidaria y consigan que el telespectador también se sienta protagonista.

El partit de La Marató ya es un clásico. En esta edición, el estadio de la Unió Esportiva Sant Andreu acoge, a las 12.00 horas, un torneo triangular en el que participan actores, cantantes y periodistas. Están convocados Andreu Buenafuente, Manel Fuentes, Carles Francino, Miquel Calzada, Unax Ugalde, Llorenç Santamaria y Jaume Barberà.

La franja de la mañana estará conducida por Raquel Sans y Martí Gironell; la del mediodía, por Mari Pau Huguet y Xavi Coral; la de sobremesa por Fina Brunet y Antoni Bassas, la de tarde por Helena García Melero y Xavier Graset y la de noche cuenta con la misma pareja del 2000: Julia Otero y Ramon Pellicer.

Debido al rechazo social que todavía genera esta enfermedad, no asistirá ningún niño afectado por el virus al plató. No obstante, su testimonio quedará reflejado en los reportajes y en el recuerdo de Nkosi Johnson, el pequeño zulú de 12 años que simbolizó en Suráfrica la lucha contra el sida. Uno de los momentos más emotivos llegará con el encuentro de 50 niños que nacieron el 19 de diciembre de 1992, el día de la primera marató.

Por la tarde, el programa rinde homenaje al fallecido mestre Bargadí, que compuso la sintonía de La Marató. Este año, por vez primera, él no estará al frente de la orquesta, pero su hermano, Pere, con el violín, y su hijo, Jofre, con su voz, le dedicarán My Funny Valentine, la canción que él siempre escuchaba.

En esta ocasión el programa cuenta con dos marcadores. Uno dará el recuento final en euros, y otro en pesetas. Y el fin de fiesta reserva una sorpresa, que se grabó la semana pasada: una actuación en clave de humor del grupo teatral La Cubana.

El peso fuerte de las actuaciones musicales se reservan para la noche. En la franja de prime time, Lluís Llach interpreta una partitura inédita que ha compuesto pensando en los enfermos de sida. Montserrat Caballé estrena Like a dream, un tema de Vangelis; Manolo García versiona su Rosa de Alejandría y el grupo de Cornellà Estopa anima la velada con Vino tinto, la canción que abre su último disco, Destrangis.

A lo largo de la noche, El Grup de Folk se reunirá por segunda vez en 30 años gracias a La Marató. Así, Pau Riba, Jaume Arnella, Oriol Tramvia, Falsterbo, entre otros integrantes del histórico grupo, interpretarán una versión de un clásico de Bob Dylan, que traducido al catalán se llamará Els temps estan canviant.


© 1998-2018 www.juliaotero.net