No a las barreras

Artículo publicado en Guetto: Noticias sobre Discapacidad
Texto: Albert Escala (La Vanguardia) La Crónica

Los reportajes sobre personas con minusvalías "no venden" periódicos y los programas de radio y televisión, con ellos, no captan audiencia. Aunque inspirados por lo general en principios básicos irrenunciables, la televisión al igual que la radio y los periódicos no son "una panacea" que lo arregla todo, son un negocio "para hacer pasta", ha recordado con su habitual franqueza Julia Otero (Onda Cero Radio). ¿Cómo conciliar este fin de lucro con la responsabilidad social de los medios y, más concretamente, con una labor humanitaria destinada a derribar las "barreras mentales" que impiden la plena inserción social de los discapacitados?

Este fue el interrogante que se plantearon el martes algunos "populares" de la radio y la televisión, como la citada Julia Otero; Jordi González (Tele 5); Ferran Monegal, comentarista de televisión y miembro de "El Periódico", así como Vicent Sanchís, director de "Avui"; J. Ramón González Cabezas, subdirector de "La Vanguardia"; Josep Maria Ureta, redactor jefe de "El Periódico"; Manuel Fernando González, director de Onda Cero Radio, y Xavier Viejo, delegado de Antena 3 en Cataluña. Tema del simposio: "El trato informativo de la minusvalía y la sensibilización de los medios".

Jordi González reconoció que la participación del célebre Galindo en las "Crónicas marcianas" de su compañero Xavier Sardà era mucho más eficaz que un "programa especial" sobre minusvalías. Le dio la razón Ferran Monegal, que evocó a este propósito el muchacho con el síndrome de Down que se incorporó a la serie "Médico de familia" de Emilio Aragón. Santiago Galván, director general adjunto de la ONCE, invidente, corroboró que los artículos y programas dedicados a los minusválidos "no interesan a la mayoría de la sociedad", y que en televisión eran más útiles unos segundos de un ciego nadando, en un espacio de gran audiencia, que "un programa especial de media hora". Para González Cabezas, dar a los discapacitados una atención especial resulta contraproducente porque comportaría otra forma de "discriminación". "De lo que se trata --dijo-- es de brindar a este tema el mismo trato que a los demás, con la misma naturalidad, perseverancia y rigor que merecen."


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.