Las cerezas de Julia

Libertad Digital, 27 de octubre de 2004

Encarna Jiménez

Una pregunta a Felipe González sobre la petición de indulto a Rafael Vera consiguió que, desde el punto de vista de la difusión, el programa de Julia Otero "Las cerezas" tuviera el día de su estreno una repercusión que de ninguna otra manera hubiera conseguido, dada la duración del programa (tres horas y media) y la complejidad del formato, en el que se incluyen parodias y entrevistas de todos los tamaños.

Julia Otero, que es una mujer lista y experimentada, se despidió de TV3 con una polémica entre Luis del Olmo y José María García y, de paso, hizo recordar a toda España que la presentadora volvía a la escena nacional. El martes tuvo dos padrinos de postín, la pareja formada por Jordi Pujol y Felipe González, que ya han tenido la experiencia de participar en otros foros haciendo de jubilados de lujo que se entienden a la hora de cantar a dúo. Era el principio perfecto para la idea de Julia Otero de hacer una entrevista con dos personajes a la vez, como las cerezas –que van de dos en dos- y se enganchan con los temas siguientes.

Por supuesto, son entrevistas pactadas en las que la presentadora y directora no oculta su visión de "caperucita roja" y que forman el primer bloque de más de una hora que marca un programa al que no le falta publicidad. "Las cerezas" fueron una referencia constante, hasta el punto de que resultó bastante pesado que se utilizaran como metáfora de todo: de salir en parejas, de ser rojas, de engancharse unas con otras, de homenajear el recuerdo de la escritora catalana Montserrat Roig, sin citarla, autora de Tiempo de cerezas, o de dar una idea de fresco dulzor de primavera.

Esta producción de TVE cuenta con el apoyo de "Somos-som", productora catalana que quizá tenga que ver con una rama de "El terrat", porque los apartados de humor, en los que aparece Toni Soler, tienen todo el estilo de "Homo zapping" (Antena 3) y algo de "Dos rombos" (TVE). Estos se encargan de tres bloques llamados "El microondas", en dos partes, y "Cerediario" en el que se parodia a políticos y personajes de la televisión. De modo que "las cerezas" participan de un estilo ahora en voga que no deja de ser redundante para la oferta, aunque consiga algunos "sketches" entretenidos.

La música y el cine, con participación de actores, directores y cantantes pone un punto de actualidad y, a veces, hasta descubre que Julia puede tener mal humor cuando no le responden, como ocurrió con la falta de "feeling" con Luz Casal, algo celosa del protagonismo que tenían Rosa –de "Operación triunfo" o Eduardo Noriega.

TVE ha fichado a Julia Otero porque está en su onda, y ella ha asumido el reto de sacar adelante un programa que, tal como se destapó, resulta demasiado largo y con un formato que dificulta la "fidelización" de la audiencia. En las próximas entregas tendrá que jugar fuerte con la pareja entrevistada al comienzo, pero las estrategias para vencer en un horario estelar tendrán que afinarse si no quiere que el telespectador se descuelgue a la primera de cambio.


© 1998-2019 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.