Pechos caídos

Diario Avui, 2 de noviembre de 2003

Artículo original en catalán

Eva Piquer

Palabras textuales de un director de telebasura: "Sólo me interesan los analfabetos y las marujas. Cualquier persona que haya leído un libro en los últimos cinco años no me sirve como espectador ni, por descontado, como testimonio". Lo explica la periodista valenciana Mariola Cubells en Mírame, tonto, un libro que destapa las interioridades de los talk shows de vergüenza ajena. Cubells visitó el martes pasado La columna, el único magazín de tarde que no responde (ni de lejos) al modelo indecente del resto de magazines de tarde. El único, por tanto, que puede hablar de un libro que desacredita desde dentro esta clase de programas. Mira por dónde, el día siguiente de haberse acercado a la telebasura supimos que Julia Otero y compañía habían ganado, bien merecidamente, el premio Ondas. Felicidades, de parte de una columnista columnaria.

La Ka de El cor de la ciutat no serviría para mantener, ni como espectadora ni como invitada, un programa de telefems, como dicen en el País Valenciano. ¿El motivo? Esta semana la hemos visto leyendo en voz alta un fragmento del cuento La fe, incluido en la recopilación El porqué de las cosas, de Quim Monzó. Podemos decir que la chica no está muy al día en cuestión de novedades editoriales: lee un libro que tiene más de diez años. Sin embargo el relato parece hecho a medida: una mujer pregunta a su novio cómo puede tener la certeza de que él la ama realmente.

En la serie, el Fede explica al Gus una fórmula infalible para saber si se está realmente enamorado. "Cuando vamos calientes, las mujeres nos gustan siempre, estos son los momentos fáciles. Has de coger a la Ka y ponerla en otros momentos. Imagínate que un día te lleva a comprar y te tiene tres horas probándose pantalones. O imagínatela con diez kilos más, con el culo y los pechos caídos".

Un machista como el Fede, pero bastante más impresentable y bastante menos inteligente, sí que sería un buen invitado de un talk show vomitivo. O sea, un mal invitado de La columna.


Artículo original en catalán:

Pits caiguts
Diario Avui, 2 de noviembre de 2003

Eva Piquer

Paraules textuals d'un director de teleporqueria: "Només m'interessen els analfabets i les marujes. Qualsevol persona que hagi llegit un llibre en els últims cinc anys no em serveix com a espectador ni, per descomptat, com a testimoni". Ho explica la periodista valenciana Mariola Cubells a Mírame, tonto, un llibre que destapa les interioritats dels talk shows de vergonya aliena. Cubells va visitar dimarts passat La columna, l'únic magazín de tarda que no respon (ni de lluny) al model indecent de la resta de magazins de tarda. L'únic, per tant, que pot donar veu a un llibre que desacredita des de dintre aquesta mena de programes. Ves per on, l'endemà d'haver-se acostat a la teleporqueria es va saber que Júlia Otero i companyia havien guanyat, ben merescudament, el premi Ondas. Felicitats, de part d'una columnista columnaire.

La Ka d'El cor de la ciutat no serviria per mantenir, ni com a espectadora ni com a convidada, un programa de telefems, com en diuen al País Valencià. El motiu? Aquesta setmana l'hem vista llegint en veu alta un fragment del conte La fe, inclòs en el recull El perquè de tot plegat, de Quim Monzó. Val a dir que la noia no està gaire al dia en qüestió de novetats editorials: llegeix un llibre que té més de deu anys. Però el relat sembla fet a mida: una dona pregunta al seu nòvio com pot tenir la certesa que ell l'estima de debò.

En la sèrie, el Fede explica al Gus una fórmula infal·lible per saber si s'està realment enamorat. "Quan anem calents, les dones ens agraden sempre, aquests són els moments fàcils. Has d'agafar la Ka i posar-la en altres moments. Imagina't que un dia se t'emporta a comprar i et té tres hores emprovant-se pantalons. O imagina-te-la amb deu quilos més, amb el cul i els pits caiguts".

Un masclista com el Fede, però bastant més impresentable i bastant menys intel·ligent, sí que seria un bon convidat d'un talk show vomitiu. O sigui, un mal convidat de La columna.


© 1998-2020 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.