Paquitín

Diario Avui, 2 de mayo de 2003

Artículo original en catalán

Eva Piquer

Julia Otero invitó a José María Íñigo a la chaise longue, y José María Íñigo se atrevió a criticarla. La chaise longue, dijo, "Es el clásico sofá que ponen los decoradores y que resulta incomodísimo". La anfitriona de La columna le enseñó cómo debía sentarse para sentirse como en casa, y él la felicitó. No por la comodidad del sofá, sino por tener una buena audiencia "sin necesidad de enseñar nada no enseñable".

A Íñigo las cifras de Sofres no le impresionan. En sus tiempos, el presentador vasco tenía garantizados de entrada ocho o diez millones de espectadores. Si lo hacía más o menos bien, llegaba fácilmente a los quince o veinte.

El del bigote no estaba sometido a la dictadura de la audiencia. O sí, pero de otra manera. Francisco Franco era un seguidor asiduo de sus programas. Un día, el dictador se perdió una entrevista donde el escritor ruso Aleksandr Soljenitsin denunciaba con pelos y señales los campos de concentración comunistas. Como Franco la quería ver y no le podían enviar una cinta (el vídeo todavía no existía), optaron por repetir la jugada: el día siguiente, TVE volvió a emitir la entrevista entera en atención al Generalísimo. De esto se dice televisión a la carta.

En otra ocasión, obligaron a Íñigo a entrevistar a la que había sido niñera de Franco. ¿El motivo? A los habitantes del Pardo les hacía ilusión verla por la tele. Pero le prohibieron que se mencionara la relación de aquella gallega con el dictador. Cuando recordaba su pasado delante de las cámaras, la mujer se refería a las picardías de un tal Paquitín. Íñigo ya se veía en la calle, pero no: los Franco quedaron contentos.

"Esto nuestro es muy efímero, siempre estás de pasada. En el momento que entras, ya estás saliendo", dijo Íñigo a Julia Otero. Pensé que se refería a la vida, esta condena a muerte que se dicta el día que naces. Falsa alarma: el ocupante de la chaise longue sólo hablaba de la tele.

 


Artículo original en catalán:

Paquitín

Júlia Otero va convidar José María Íñigo a la chaise longue, i José María Íñigo va gosar criticar-la. La chaise longue, vull dir. "És el clàssic sofà que posen els decoradors i que resulta incomodíssim". L'amfitriona de La columna li va ensenyar com havia de seure per sentir-s'hi com a casa, i ell la va felicitar. No per la comoditat del sofà, sinó per tenir una bona audiència "sense necessitat d'ensenyar res no ensenyable".

A Íñigo les xifres de Sofres no l'impressionen. Temps era temps, el presentador basc tenia garantits d'entrada vuit o deu milions d'espectadors. Si ho feia més o menys bé, arribava fàcilment als quinze o vint.

El del bigoti no estava sotmès a la dictadura de l'audiència. O sí, però d'una altra manera. Francisco Franco era un seguidor assidu dels seus programes. Un dia, el dictador es va perdre una entrevista on l'escriptor rus Aleksandr Soljenitsin denunciava amb pèls i senyals els camps de concentració comunistes. Com que Franco la volia veure i no li podien enviar una cinta (el vídeo encara no existia), van optar per repetir la jugada: l'endemà, TVE va tornar a emetre l'entrevista sencera en atenció al Generalísimo. D'això se'n diu televisió a la carta.

En una altra ocasió, van obligar Íñigo a entrevistar la que havia estat mainadera de Franco. El motiu? Als habitants del Pardo els feia il·lusió veure-la per la tele. Però li van prohibir que es mencionés la relació d'aquella gallega amb el dictador. Quan recordava el seu passat davant les càmeres, la dona es referia a les trapelleries d'un tal Paquitín. Íñigo ja es veia al carrer, però no: els Franco en van quedar contents.

"Això nostre és molt efímer, sempre hi ets de passada. En el moment que hi entres, ja n'estàs sortint", va dir Íñigo a Júlia Otero. Em vaig pensar que es referia a la vida, aquesta condemna a mort que es dicta el dia que neixes. Falsa alarma: l'ocupant de la chaise longue només parlava de la tele.


© 1998-2019 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.