Con conocimiento de causa

La Vanguardia, 2 de noviembre de 2002

JOSEP M. BAGET HERMS

La entrevista es un género periodístico que en televisión no suele disponer de espacios propios, sino que se integra en el contexto de los magazines y programas de actualidad como "La columna", donde Júlia Otero dicta día a día lecciones magistrales en la materia y tenemos el reciente ejemplo de su diálogo con Samaranch. En líneas generales, sin embargo, la entrevista se reduce con alarmante frecuencia a un mero ejercicio de preguntas y respuestas superficiales con fines promocionales implícitamente aceptados por los invitados, que asumen, según los casos, que el entrevistador no se ha leído su novela o no ha escuchado su último disco.

Cuando hay excepciones a esa regla como "La nit al dia" (33) , los autores lo agradecen: se les nota cómodos, seguros, y dan lo mejor de sí mismos, aunque Mònica Terribas les ponga en aprietos. Lluís Llach podía hablar de su disco con alguien que lo había escuchado a conciencia y que, al filo de las noticias, introducía sus preguntas. Y esa misma semana nuestro compañero Antoni Batista pudo explicarse a gusto sobre su libro del movimiento okupa y, en su condición de experto en el problema vasco, comentar las últimas decisiones del juez Garzón. Su interlocutora le interrogaba con conocimiento de causa.

La banalización de contenidos que hoy padece la televisión se ha extendido a la entrevista, entendida hasta ahora como forma de diálogo de tú a tú donde no todas las respuestas se dan por buenas. Ahí está el ejemplo algo más lejano de Artur Mas, que acudió a Sant Joan Despí sólo unas horas después de la presentación de su propuesta de un nuevo Estatut de Catalunya. En "La nit al día" no pudo limitarse a sintetizar las claves de este proyecto, sino responder a las cuestiones de Mónica Terribas, donde ponía de relieve que se había leído no sólo los titulares de portada de su discurso. Y el conseller agradeció el detalle, aunque ello le obligó a justificar las dudas que suscitaba su iniciativa, ya que la entrevistadora se había tomado la molestia de leer la letra pequeña.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.