De Marilyn a Pau Casals

La Vanguardia, 5 de junio de 2001
Josep M. Baget Herms

Marilyn monroe habría cumplido 75 años el pasado viernes pero su trágica muerte en un día de agosto de 1962 -"el día que murió Marilyn"- convirtió este cumpleaños en una fecha adecuada para el recuerdo. Un cinéfilo adicto como Ramon Colom, no podía desaprovechar esta ocasión para homenajear a uno de sus mitos predilectos. En su calidad de director de "Millennium" (33) moderó una interesante tertulia el pasado sábado, y ya como responsable de contenidos de Vía Digital le consagró el domingo una velada temática del canal Gran Vía con la emisión de dos documentales y la apreciable película biográfica "Norma Jean y Marilyn".

El fin de semana nos trajo la noticia del fallecimiento de Anthony Quinn, un actor dotado de fuerte personalidad que en los últimos años de su carrera. y como ya va siendo costumbre, se dedicó a la televisión. Así lo recordó ayer Eduardo de Vicente en su miniespacio cinematográfico de "La columna", el excelente programa de Julia Otero que se mantiene firme pese a los vientos huracanados de "Gran Hermano" que soplan más o menos a la misma hora. Y en esa misma edición de "La columna" se habló del homenaje a Urruti y que se celebró a continuación en el Miniestadi bajo el lema de "Urruti, t~ estimem". La célebre frase, en singular, de Puyal se asociará siempre a este futbolista, más tarde asiduo tertuliano de muchos programas de televisión.

En la sucesión ininterrumpida de relaciones subliminales que permite el zapeo por las cadenas de televisión, cabe recordar las emisiones especiales sobre Pau Casals en TV3 y La 2 de TVE a raíz de la inauguración de su museo. ¿Acaso tenían algo en común el violoncelista catalán y la gran estrella de Hollywood? Sí. Con el paso del tiempo, en efecto, la imagen del recital de Pau Casals en la Casa Blanca ante los Kennedy ha llegado a confundirse con el "Happy Birthday, Mr. President" que Marilyn cantó en el mismo escenario. Dos secuencias que ya forman parte de nuestra colección de imágenes míticas.


© 1998-2018 www.juliaotero.net