Julia y Ana conversan

El Periódico, 23 de febrero de 2001
Ferran Monegal

Aprovechando que ayer estuvo Ana Botella en Barcelona, Julia Otero se la llevó a La columna (TV-3). Una charla intrascendente. Como había pasado Julia, previamente, una colección de ropa interior de caballero (en plan Noche de fiesta, de José Luis Moreno), aprovechó para preguntar a Ana Botella quién le compra la ropa interior al presidente. Contestó: "Yo, y por teléfono". No es un tema relevante, francamente. Estuvimos esperando que saliese Pitu Abril, para animar un poco, pero no apareció. Lástima. Lo que hemos visto, más que una charla, ha sido un pour parler . La única picardía de cierto interés inmobiliario fue preguntarle si, tras ocho años en la Moncloa, su esposo va a practicar la mudanza que prometió. Doña Ana respondió: "Mi marido siempre cumple su palabra". Queda por saber, en todo caso, a quién le va a dejar el palacete en subarriendo.


Ana Botella defiende la ley de Extranjería porque combate " las contrataciones ilegales" 
La Vanguardia, 23 de febrero de 2001

La esposa del presidente del Gobierno, Ana Botella, elogió ayer la ley de Extranjería, señalando que es "la ley más abierta que ha existido hasta ahora" en esta materia. Ana Botella reconoció que "cuando vemos por televisión imágenes de emigrantes que llegan a nuestro país, y hay algunos casos terribles, querríamos acogerlos a todos", y "hay que ser solidarios hasta el último extremo", pero defendió las restricciones que impone la norma porque "haciendo una ley ordenada luchamos contra la mafia y las contrataciones ilegales" de inmigrantes. "Cuando un emigrante llega sin papeles -continuó-, mucha gente se aprovecha de su situación."

La esposa de José María Aznar recordó, en una entrevista en TV3, que la ley de Extranjería "da derecho a la sanidad y la enseñanza a los hijos de los inmigrantes", incluso los que se encuentran en situación ilegal. Ana Botella constató que los españoles "no podemos olvidar que hemos sido emigrantes y debemos acoger". "Además -añadió-, los necesitamos, porque hacen trabajos que muchos españoles ya no hacen, porque hemos llegado a un nivel de desarrollo" que lo permite.

Las declaraciones de Ana Botella se producen dos días después de que la esposa de Jordi Pujol, Marta Ferrussola, levantara la polémica con unas manifestaciones sobre la integración de los inmigrantes, durante una conferencia en Girona.

Al respecto, y sobre los condicionantes a la libertad de expresión, la esposa de Aznar dijo que se siente libre para decir lo que piensa "en tanto en cuanto nunca renunciaría a lo que considero esencial o que podría ir en contra de mis principios", aunque reconoció que "hay momentos en que podemos vernos condicionados", ya que "nadie es libre al cien por cien de cara al exterior".

Ana Botella se mostró también convencida de que José María Aznar "cumplirá su palabra" y no optará a la reelección para un tercer mandato. La esposa del presidente señaló que "quienes le conocen saben que cumple su palabra", aunque dijo que "ahora no estamos en el momento" de pensar en ello. "Ni yo ni el partido estamos pensando" en quién será su sucesor al frente de la candidatura del PP, añadió.


Botella asegura que Aznar no optará a un tercer mandato
El Mundo, 23 de febrero de 2001

Ana Botella, esposa del presidente del Gobierno, aseguró ayer que José María Aznar «cumplirá su palabra» y no optará a la reelección en los próximos comicios.

En declaraciones al programa La Columna de TV3, la mujer del presidente señaló que «quienes le conocen saben que cumple su palabra», pero aseguró que por el momento «ni yo ni el partido estamos pensando en quién será» el sucesor de Aznar al frente de la candidatura del PP.

Botella acudió ayer a mediodía a Barcelona para participar en el programa que conduce Julia Otero y por la noche asistió a una cena en el Real Club de Tenis Barcelona. La esposa del presidente retomará hoy su pograma de actos en la capital catalana con una reunión, esta manaña, con empresarias catalanas de la fundación Grup Set. Está previsto que regrese a Madrid hoy mismo.

La primera dama habló también de inmigración en el citado programa televisivo. Botella destacó que «no debemos olvidar que en España hemos sido emigrantes, por lo que debemos acoger a los inmigrantes, a los que, además, necesitamos», ya que consideró que «hacen trabajos» que «muchos españoles ya no hacen» porque, «afortunadamente, hemos llegado a un nivel de desarrollo» que lo permite.

Botella consideró que el fenómeno inmigratorio debería ser ordenado, tal como sucedió «en la mayoría de las ocasiones» con los españoles que emigraron durante el franquismo, que se fueron «de manera organizada, a veces desde aquí con contratos de trabajo». Por ello, alabó los convenios firmados con Ecuador e insistió en que la Ley de Extranjería aprobada por el PP «es la más amplia que hemos tenido hasta ahora».

Preguntada por el papel que debe desempeñar la esposa del presidente del Gobierno, en alusión a la polémica intervención de Marta Ferrusola sobre inmigración, Botella aseguró que «no debe tener un papel asignado» porque no es un cargo electo. Su función, según dijo, depende «del carácter de cada persona».


Confidencias de la Moncloa
La Vanguardia, 24 de febrero de 2001
Josep M. Baget Herms

La campaña mediática emprendida por la Moncloa en un plano personal, y hasta intimista , vivió su primer capítulo en la entrevista a José M. Aznar en "Negro sobre blanco" del pasado domingo, y prosiguió el jueves por la tarde en "La columna" (TV3), donde Julia Otero recibió a su esposa Ana Botella. El diálogo, de usted y sin tuteos, discurrió sin embargo por tonos amables pero bien diferente del aire reverencial de Sánchez Dragó en la entrevista al presidente. Ana pudo mostrar su perfil neofeminista, muy alejado del modelo tradicional, y recordar los primeros tiempos de su matrimonio, cuando era ella quien llevaba el dinero a casa.

Julia aludió a la controversia desatada por las opiniones de su colega Marta Ferrusola sobre los inmigrantes, pero Ana Botella orilló con discrerción cualquier polémica con la primera dama catalana. El diálogo acabó con la pregunta sobre los calzoncillos, inevitable teniendo en cuenta el sugerente desfile de lencería masculina que abrió el programa con comentarios que habrían suscrito a buen seguro las protagonistas de "Sexo en Nueva York". Ana contestó que ella se los compraba por teléfono (se diría que aún no ha descubierto el "e-mail") y le quedó tiempo para halagar a su anfitriona al calificarla de "gran profesional", una opinión que no compartía al parecer su entonces gran amigo Juan Villalonga, propietario, entre otras menudencias, de Onda Cero, cuando la puso de patitas en la calle.

"La columna" ha disparado la audiencia de sobremesa de TV3 y la cadena marcha viento en popa con un 22.9% de cuota de pantalla a lo largo del mes de febrero , tres puntos y medio más que Antena 3, acosada muy de cerca por Tele 5 y TVE. Con 1.226.000 espectadores, el Barça volvió a congregar una audiencia millonaria en su partido ante el AEK y, si se barajan esas cifras cuando dicen que el club anda en horas bajas, ya veremos qué pasará el próximo 3 de marzo con la retransmisión del genuino primer encuentro del milenio. Los audímetros se pueden colapsar.


© 1998-2018 www.juliaotero.net