La sombra del ficus

El Periódico, 12 de octubre de 2000
Por Ferran Monegal

Doña Marta Ferrusola se pasó ayer tarde un momento por TV-3, por el programa de Julia Otero (La columna ) para hablar de los Juegos Special Olympics, de cuya sección catalana es presidenta. Virtuosa labor: pocas apariciones en la tele sirven a un fin más noble. Hablaron, en efecto, de tema tan solidario y hermoso, y luego aprovecharon para ampliar de forma natural la conversación. Y nos hicieron pasar un rato delicioso. Para romper el hielo, la Otero le trasladó a la Ferrusola la pregunta que había lanzado al comenzar el programa: " Se puede ser catalán y español a la vez, y no estar loco?". O sea, como en el bolero. Doña Marta contestó: "Para mí no es compatible. Yo sólo soy española en el carnet de identidad". La misma claridad demostró ante la pregunta que el compañero Pitu Abril le lanzó sobre la pegatina CAT en los coches. "A lo peor en Burgos no lo entienden y nos tiran piedras y nos rompen los cristales del coche", le advirtió el periodista con tristeza. "No se preocupe --contestó Marta Ferrusola--, paga el seguro". Y le disipó la congoja con una contundencia que aquello parecía, en efecto, un espot de El Ocaso, compañía de seguros. En suma, era tan fluido y sin tapujos el clima conseguido que el bueno de Pitu se arrancó con esta última: "Como persona entendida en jardinería, cree que el Gobierno de Maragall podrá crecer bien, con salud, estando en la sombra ?". Contestó ella: "Lo único que le puedo decir es que un ficus necesita luz, mucha luz. No le quepa duda". Ah!, lo del ficus es impagable.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.