Julia Otero dirige y presenta desde hoy 'La columna', cada tarde en TV-3: "Al idear un programa no pienso quién puede verlo, sino qué me gustaría ver"

El Periódico, 2 de octubre de 2000
Entrevista de Cristina Savall

¿Por qué TV-3?

Me permite hacer el programa que deseo hacer. Una privada, en principio, podría decir que sí, pero estaría demasiado pendiente de los resultados de audiencia. A TV-3 también le importan. La diferencia es que todavía mantiene el espíritu de la calidad y ciertos principios éticos.

¿Hace esta comparación por su experiencia en Tele 5 con La semana que viene?

No, ése era un programa de televisión pública. Sólo puedo hablar bien de Tele 5: aguantaron 13 semanas con resultados discretos. Además, trabajé al lado de Luis Fernández, un gran profesional. Muchos temíamos que cayera y al final ha sido defenestrado como jefe de informativos.

¿Se identifica con él?

Le envié un e-mail. Le dije: "Bienvenido al club".

¿Dónde están los oyentes de La radio de Julia?

La mayoría ya no escucha la radio por la tarde. No es mi impresión, es estadística. Si sumas los datos del último EGM, faltan 521.000 personas.

¿Quién suprimió su programa de Onda Cero?

Cada vez me importa menos y no es tan significativo el quién como el por qué, ni quién ejecutó, sino quién toleró.

¿Y por qué razón usted no tiene un espacio en otra radio?

Yo también me lo pregunto. En este tiempo se han producido vacíos. No tengo respuesta. Quizá la tengan los mismos que consiguieron que un espacio que funcionaba, dejara de emitirse.

¿Las tardes son más complicadas en la tele?

Es más difícil que alguien se siente en un sofá. Mi reto es lograr que los que a esa hora no ven tele, la vean. No puedo cambiar la vida de la gente. Los que no pueden, no me los puedo inventar. Cuántos son? No lo sé.

¿Qué es La columna?, ¿qué público busca?

Es un programa sobrio. Cuando ideo un espacio no pienso en quién puede verlo a esa hora, sino qué me gustaría ver. Cuanto más mayor me hago, soy menos capaz de hacer cosas que no me interesan.

¿Como Gran hermano?

Dije que no, no por una cuestión ética, sino por coherencia. No me saldría y esa actitud se transmite. En televisión los pensamientos son transparentes.

¿Marcará diferencias con Mari Pau Huguet?

Lo que diferencia un programa de otro es la huella que deja la persona que lo lleva. Como dice Serrat, cada uno es cada cual, y está bien que sea así.

¿Cuántas ofertas ha recibido a lo largo de este año?

Ha habido contactos con alguna cadena estatal, además del tema de Blas Herrero, que todavía está luchando por crear una cadena independiente.

¿Ha rechazado más de un programa para toda España?

En Catalunya hay una homogeneidad superior que si trabajas para toda España. Tenía ganas de hacer una paella para cuatro, que quede en su punto.

¿La televisión va a peor?

Como todo tiende a la uniformidad. Todas las cadenas hacen lo mismo y a la misma hora. Si una da diana, todas la imitan y para peor. La única alternativa que se plantea es la copia.

TV-3 ha fichado a profesionales de prestigio, como usted, Manuel Campo Vidal y Ramon Colom.

En tiempos de tribulación, diga lo que diga el santo, es mejor no hacer mudanzas. La meseta está muy mesetaria.


© 1998-2018 www.juliaotero.net