La batalla de la tarde

El País, 5 de junio de 1994

Julia Otero y Xavier Sardá amenazan el largo reinado de Encarna Sanchez en la radio española

Folclórica, sin pelos en la lengua, polémica. Así es Encarna Sánchez, que desde hace 30 años reina sobre las ondas radiofónicas sin haber encontrado rival. Pero desde hace unos meses, su liderazgo de la tarde está amenazado por dos periodistas de otra generación: Julia Otero y Xavier Sardá. Los tres han sido galardonados con los premios Ondas y coinciden en su perfil de audiencia, una mayoría de clase media, aunque Sardá y Otero seducen a oyentes entre los 30 y 40 años y los de 50 y más optan por Sánchez. Encarna Sánchez es uno de los monstruos sagrados de la radio española. Empezó su trayectoria profesional en Radio Almería y durante los años setenta trabajó en Centroamérica y Estados Unidos. Ha sido muchas veces identificada con los sectores más conservadores de la política nacional. Durante los sucesos del 23-F transmitió música de baile en su programa.

En los últimos diez años su magazine Directamente Encarna ha sido líder de audiencia en la banda horaria de la tarde, con una media 565.000 oyentes, según datos del Estudio General de Medios (EGM). Se emite de lunes a viernes, de cinco a ocho de la tarde, por la cadena COPE. Según Pedro Pérez, miembro de su equipo de producción, "es un programa muy personalista". En él colaboran Jaime Peñafiel (prensa del corazón), Graciano Palomo (actualidad política) y Carlos Fernández (coplas y mundo de la música). Además, "hay una mesa redonda muy particular", La Mesa Camilla. En ella participan Maruja Díaz, Paquita Rico, Carmen Jara y Maricarmen Yepes, moderadas por Encarna.

Según Pérez, la ascensión de Otero y Sardá no incomoda a Encarna "ni la hará cambiar su fórmula, que es buena. Eso está demostrado por los resultados que ha obtenido. Diez años en el número uno no es fácil".

"Creo que la fórmula es intentar conectar bien con la generación a la que pertenezco". Así explica el éxito de La radio de Julia su máxima responsable, Julia Otero, en las tardes (también de cinco a ocho) de Onda Cero.

Julia Otero empezó en la radio a los 16 años. A los 26 empezó su carrera en televisión, donde se hizo popular con programas como 3X4 y La Luna, en TVE. Ahora, a los 34 años dirige La Radio de Julia, con una audiencia de 432.000 oyentes (según el EGM). Solamente en dos temporadas ha conseguido pisar los talones de la hasta ahora indiscutible reina de la radio, Encarna Sánchez. Para Otero, eso se debe a su "lenguaje y enfoque, distintos, con una pluralidad ideológica que defendemos siempre, y a un feedback constante con el público. De esta forma, hemos captado oyentes de la radio. convencional y también de los que pasaban de la radio".

La sección favorita de Julia Otero es El gabinete, que se emite de siete a ocho de la tarde. En él suele hablar la escritora Almudena Grandes. "No es una sección a la que podríamos llamar de tertulia. Aquí nadie representa a nada, no hay ni un sólo periodista. Nos planteamos hablar del cosmos, de la soledad... Temas aparentemente plúmbeos pero que los tratamos, de forma interesante", dice Julia, para quien no hay más rivales que ella misma y su capacidad de superarse: "No me siento mesías de nadie, desconfío de los mesías".

La Ventana, el programa de Xavier Sardá se emite por la cadena SER de lunes a viernes, de cuatro a ocho de la tarde. Es el más reciente de los magazines, pero desde sus comienzos en septiembre pasado ha crecido mucho. El EGM indica en su primer informe de 1994 que Sardá tiene 370.000 oyentes diarios. A los 34 años, Sardá tiene a sus espaldas programas de éxito en radio y televisión como La Bisagra (Radio 1) y Juego de Niños (TVE). Atribuye su éxito a "una fórmula que es trabajar muchísimo, sea en entrevistas con personajes famosos o no. Hay que conseguir una situación creativa, y encima, elaboración y más elaboración, además de tener chispa, y contar con los comentarios del señor Casamajó, que empezó como oyente del programa y ahora está como invitado permanente". Sardá cree que la diferencia con Otero o Sánchez está en los detalles, "pues las noticias son casi las mismas", sin embargo, se siente "más de izquierdas", y más cerca de Otero: "Somos de la misma generación y tratamos los temas de forma parecida, mucho menos en primera persona y más relajados ideológicamente".


La indignada

"Contarles la vida". Ésa es la intención de Encarna Sánchez. ¿La forma? "A través de un profundo periodismo de investigación". Encarna levanta todas las liebres posibles. "Así es la vida, así la ve Encarna", dice un locutor en una ráfaga. Y luego, el jingle: "Pisando firme, hablando claro, desde el propio corazón". Ella lo hace: "España es diversa, múltiple, extraordinaria, con una gente bellísima. Pero han cambiado su nombre. Ahora España se llama corrupción". Y hay más: "Con la ofensa saben lo que pueden hacer: cuélguenla en el water". No es propiamente el lenguaje más delicado de la radio: "Cuando las cosas huelen mal, salpican a todo el mundo".Se indigna frecuentemente: "¿Pero qué es esto?, ¿Pero que me dices?, ¡No sea torpe!". Es capaz de afirmar con solemnidad que "las dos mayores preocupaciones de la humanidad son la obesidad y la calvicie".


Aspirante al trono

La Radio de Julia puede empezar con una frase de Bernard Shaw y después continuar con una entrevista al "entrenador filósofo don Jorge Valdano", un análisis sobre el terrorismo o la visita de Clinton a Italia y su encuentro con Berlusconi y el Papa. Si Encarna es la reina de la radio de la tarde, Julia Otero es la princesa aspirante al trono. Jamás es agresiva. Puede ser acogedora. También juguetona: "¡Cómo debe ser la señora Berlusconi! ¡Una Loli, bien peinada y carísima! ¡Es como Barbie!". El magazine también cuenta con la inevitable tertulia, Gabinete, con un espectro ideológicamente amplio de invitados. En la conversación no faltan referencias intelectuales: la memoria, Heráclito... Julia controla a los invitados con cariño, pero con mano de hierro. "Se van a callar", les dice con el mismo tono que usaría una madre regañando a sus hijos cuando todos gritan al tiempo.


Colega Casamajor

Unos temas son para reír y otros para llorar". Así define Sardá su programa La Ventana. De llorar poco, de reír, mucho. Hay entrevistas inventadas, parodias sobre temas de actualidad, como, las retransmisiones del Giro de Italia o imitaciones, como una de Rocío Jurado sobre su enlace con Ortega Cano. A Xavier Sardá le acompaña su colega, el señor Casamajor, que se dedica a hacer socarrones comentarios de todo cuanto ve y escucha. Por ejemplo: "Son tremendas estas bollycaos. En mi época las mujeres solo enseñaban la dentadura, y eso cuando bostezaban". En la sección La Verbena de la Moncloa critica sin resentimientos al gobierno. Todos los jueves hace un homenaje al mundo de las letras en el Club del libro y los martes es el turno de los jóvenes y su tertulia. En las sintonías de las tres horas de programa cabe todo: reggae, rumba, country, rock...


© 1998-2018 www.juliaotero.net