Cada vez que un político afirma "dejemos trabajar a la Justicia", hay que echarse a temblar

Editorial del 8 de febrero de 2021

Ha empezado en la Audiencia Nacional el juicio por la contabilidad B del Partido Popular.

La defensa del extesorero ha adelantado que pedirá un careo entre Bárcenas y Rajoy si hay "contradicciones" entre sus declaraciones, algo que previsiblemente pasará, las contradicciones, aunque es muy probable que el Tribunal no acceda a ese careo.

Siete años, siete, han pasado desde que Luis Bárcenas entregase sus famosos papeles al juez Pablo Ruz. En este país cuando se celebra un juicio con tantas implicaciones políticas como éste, llega cuando todo parece ya amortizado.

No podemos olvidar todas las estrategias dilatorias, alegaciones, recusaciones, recursos y contra recursos de las partes implicadas.

Los mejores bufetes de abogados trabajando durante años para conseguir que el tiempo pase mientras las declaraciones públicas dicen exactamente lo contrario. Cada vez que un político afirma “dejemos trabajar a la Justicia”, hay que echarse a temblar.

Vamos a dedicar el Gabinete a este asunto y a todas las informaciones que han ido llegando sobre el caso en los últimos días. ¿Por qué no resulta escandaloso que Bárcenas afirme que le prometieron que a cambio de su silencio su mujer no entraría en la cárcel? ¿Cómo es posible que el CGPJ no haya salido en tromba a decir que eso es gravísimo como ha hecho otras veces con declaraciones mucho más livianas? Nos lo preguntaremos en el Gabinete con Juan Manuel De Prada, Ignasi Guardans y Elisa Beni.


© 1998-2020 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.