Obligamos a los inmigrantes a vivir hacinados en tiempos de pandemia y luego los criminalizamos por ser fuente de contagio

Editorial del 10 de julio de 2020

Los casos de contagio en España se han duplicado desde ayer, es el mayor aumento desde el pasado mes de mayo. De los más de 70 brotes activos que hay ahora mismo, uno de los más preocupantes es el de Lleida, donde los contagios se concentran sobretodo en varias empresas del negocio de la fruta. Las condiciones de trabajo de los temporeros, a los que hemos visto hacinados e incluso durmiendo en la calle, los convierte en grandes vectores de contagio.

Así pues, un problema grave de derechos humanos, de mínima dignidad en las condiciones de trabajo, una situación que llevamos años sin ver pese a tenerla delante de las narices, ahora se convierte en un problema de salud pública. ¿Qué ha hecho este año el gobierno de Cataluña ante la llegada de miles de temporeros a Lleida sabiendo que el virus seguía aquí? Vamos a tratar este asunto en el Gabinete. ¿Por qué no se ha hecho nada para evitar esta situación de riesgo? Vale para Cataluña y para todas las zonas hortofrutículas. Rogamos que vengan inmigrantes a hacer lo que los españoles no queremos, les obligamos a vivir hacinados en tiempos de pandemia y luego los criminalizamos por ser fuente de contagio.


© 1998-2020 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.