Queda ver si el entorno del presidente entiende lo de "estoy a lo que dispongan los tribunales"

Editorial del 30 de mayo de 2017

“Yo estoy a lo que dispongan los tribunales”. Es la frase más repetida por Rajoy desde que sabe que acudirá como testigo en el juicio de la Gürtel. Pues bien, el tribunal ha dispuesto este mediodía que el presidente del Partido Popular comparezca físicamente en la Audiencia Nacional para responder a las preguntas que se le planteen sobre las prácticas corruptas de su partido.

Aunque el presidente del tribunal era partidario del sistema de videoconferencia y así lo ha expuesto en su voto particular, los otros dos jueces consideran “inconsistentes” los argumentos esgrimidos por el testigo Rajoy, a saber, sus ocupaciones y la seguridad. El tribunal se adapta a la fecha elegida por Moncloa, el 26 de julio, pero no entiende la razón de la seguridad cuando la Audiencia está a solo 18 km y es un lugar mucho más seguro que otros donde Rajoy ha hecho mítines, mercados y plazas sin ir más lejos.

Ángel Hurtado, el juez partidario de la videoconferencia ha alegado en su voto particular que la relevancia del testigo y su posición institucional tiene efectos mediáticos muy notables. Sin duda la imagen de Rajoy entrando en la Audiencia será histórica, por inédita hasta ahora, en un presidente de gobierno. Ahora queda ver si el entorno del presidente entiende lo de “estoy a lo que dispongan los tribunales".


© 1998-2018 www.juliaotero.net