Grandes familias, unidas por algo mucho más definitivo que el amor

Editorial del 16 de mayo de 2017

La actualidad política sigue pendiente del partido socialista y sus primarias, y la actualidad judicial sigue rodeando a los populares, en las dos grandes causas que más daño les están haciendo en los últimos tiempos: la operación Lezo y la Púnica.

Hay novedades en ambas que les contaremos enseguida en el resumen de la información. Digamos como aperitivo que el juez Velasco ha levantado parcialmente el secreto del macrosumario Lezo. Así sabemos que la esposa de Ignacio González también está imputada en la pieza del blanqueo de capitales, de modo que el expresidente de Madrid ha conseguido un auténtico pleno familiar: su hermano, su padre, su mujer y su cuñado. Al parecer las familias unidas delinquen presuntamente mejor.

Otro de los investigados es Juan Miguel Villar Mir, el dueño de la constructora OHL, acusado de pagar una comisión de un millón cuatrocientos mil euros a González para hacerse con el contrato del tren de Navalcarnero. Su yerno (el entrañable compiyogui) entró al parecer con buen pie en la familia de Villar Mir: está imputado por haber financiado al PP de Madrid con casi 2 millones de dinero negro y sería, según el sumario, quien también pagó la mordida a Ignacio González. Hay yernos a los que se quiere como a un hijo. Javier López Madrid ya había sido condenado por las tarjetas Black y también está imputado en la Púnica.

En definitiva, Grandes familias, unidas por algo mucho más definitivo que el amor.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.