Es altamente improbable que el PP esté dispuesto a perder el gobierno de Murcia solo por mantener en el cargo a su actual presidente

Editorial del 1 de marzo de 2017

Pedro Antonio Sánchez, el presidente de Murcia “se ha enrocado y atornillado al sillón”. Con estas palabras el partido de Albert Rivera ha dado por finiquitado el pacto con el que el PP gobernaba en la comunidad murciana.

A pesar de que Pedro Antonio Sánchez había dicho en público y ante varios micrófonos que dimitiría si era imputado por el caso Auditorio, llegado el momento, se niega a abandonar. El PP tiene en la Asamblea 22 escaños y el resto de fuerzas -Ciudadanos, PSOE y Podemos- suman 23. ¿Eso quiere decir que prosperará una moción de censura? Siendo realistas, no es fácil que los tres partidos de la oposición se pongan de acuerdo en un país con tan poca cultura de pacto, aunque desde luego intentarán visualizar que se reúnen y lo intentan. En todo caso mientras eso ocurre, Sánchez gana tiempo.

El lunes próximo es cuando el presidente murciano tiene que acudir como investigado ante el tribunal. Según como acabe el interrogatorio y la decisión del juez instructor, entonces sí, empezará o no el tiempo de descuento. Es altamente improbable que el PP esté dispuesto a perder el gobierno de Murcia solo por mantener en el cargo a su actual presidente. O eso o cree que Ciudadanos va de farol.

Habrá que esperar para verlo.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.