Rajoy no va a permitir otro simulacro de referéndum y Junqueras sabe que la alternativa será entonces convocar elecciones

Editorial del 21 de febrero de 2017

En la partida de póker que están jugando gobierno central y gobierno catalán hay que repasar la mano de cartas que lleva cada uno.

Rajoy no va a permitir otro simulacro de referéndum y Junqueras sabe que la alternativa será entonces convocar elecciones. Según todos los sondeos, el partido más castigado por las urnas sería el que tiene el liderazgo más difuso, o sea, la antigua Convergencia. Puigdemont ha dicho que se va, y Mas no sabe si podrá volver, según haya sentencia con o sin inhabilitación. Según todos los sondeos, el partido más premiado en unas elecciones catalanas será Esquerra Republicana -con permiso de Ada Colau- de modo que es altamente probable que Junqueras pase de vice a presidente. La enviada del gobierno, Soraya Saénz de Santamaría lo sabe desde hace un buen rato, por eso sus encuentros han sido siempre con el líder de Esquerra Republicana. O sea, el gobierno de España ya sabe que el que lleva buenas cartas es Junqueras.

El actual vicepresidente del gobierno catalán no es un independentista sobrevenido sino un pata negra, con una virtud, eso sí, muy valorada en Madrid: el pragmatismo y el realismo político.

Sin renunciar a la independencia, la jugada es la de la gota malaya: si ahora no se puede, ya se irá pudiendo. Miren por donde el alumno más aventajado del pujolismo no surgió del partido creado por el patriarca, sino de las entrañas de Esquerra Republicana.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.