En política no basta con no "meter la mano", hay que controlar que no lo hagan los demás

Editorial del 15 de septiembre de 2016

Más madera: La fiscalía anticorrupción pide 6 años de cárcel para José Antonio Griñán y 10 años de inhabilitación para Manuel Chaves, ambos expresidente de la Junta de Andalucía. Hablamos de los ERE y de los delitos de prevaricación presuntamente cometidos por los 2 anteriores jefes del gobierno andaluz.

Haber sido aforados, hasta que ambos desistieron de sus actas como senadores, no les ha librado de un proceso judicial que culminará cuando llegue el juicio oral y tras él la sentencia.

Tanto Chaves como Griñán están ya jubilados y se dieron de baja del PSOE hace unos meses, cuando era inminente ya que serían acusados por el ministerio público.

Los dirigentes socialistas más veteranos han defendido siempre la honestidad de sus pesos pesados en la Junta, pero en política no basta con no meter la mano, también hay enorme responsabilidad en no controlar que lo hagan los demás.

Responsabilidad política y por supuesto, penal. Esto vale para Chaves, Griñán o “Rita la cantaora”.


© 1998-2018 www.juliaotero.net