El polémico debate sobre el 'caso Soria'

Editorial del 5 de septiembre de 2016

El gobierno se abrió el viernes un frente a sí mismo que le perseguirá mientras no dé marcha atrás. No hay acto político ni rueda de prensa o comparecencia en la que no se hable o pregunte por él, por José Manuel Soria. El error, contestado por algunos miembros destacados del PP, se intenta hoy vestir, sin éxito, de legalidad e idoneidad. Pero también eso es mentira: No es la ley y el currículum quien propone a Soria para un puesto importante en el Banco Mundial, sino la decisión del gobierno y el dedo de sus amigos.

Hay quien sostiene incluso la teoría de que es una estrategia de Moncloa para dinamitar cualquier posibilidad que no sea volver a las urnas. En caso de tal cosa ocurra faltan tres meses, tiempo suficiente para que el episodio quede amortizado y no tenga castigo en las urnas. Sin embargo, hay elecciones muy pronto en Galicia y en Euskadi, de hecho está a punto de empezar la campaña electoral. El presidente gallego, Núñez Feijóo, se juega mucho el 25 de septiembre y es a él a quién le ha caído Soria en plena campaña. Por eso ha sido el político popular de mayor rango que más claro lo ha dicho esta mañana: el nombramiento de Soria es muy arriesgado porque no es fácil de entender ni de explicar.


© 1998-2018 www.juliaotero.net