Son las reglas del juego que todos y todas deben cumplir

Editorial del 31 de mayo de 2016

¿Puede una empresa europea imponer el criterio de que sus empleados se abstengan de hacer ostentación de su religión, ideología y filosofía de vida? La respuesta es sí: puede velar por la neutralidad religiosa, política y filosófica de sus asalariados.

El criterio es para todos y no hay excepción. Nada objetable en ello salvo que una mujer musulmana que trabajaba en una empresa belga perdió su empleo cuando, después de 3 años en ella, apareció un día con velo y fue despedida al no atender las demandas de la empresa.

Samira Achbita presentó demanda a la justicia belga y perdió en las dos primeras instancias aunque el Tribunal de Casación decidió remitir el caso al Tribunal Europeo de Justicia. Pues bien, este mediodía la abogada general de la Unión, Julianne Kokott, considera que la empresa está en su legítimo derecho de preservar la neutralidad religiosa de sus empleados. Falta que se posicione el Tribunal Europeo de justicia aunque, hasta ahora, en un 80% de las ocasiones, ha respaldado siempre el dictamen de sus abogados. Esperemos que así sea esta vez. El mensaje debe ser claro y meridiano: no hay discriminación en la prohibición del velo islámico. Son las reglas del juego que todos y todas deben cumplir.

La imposición del velo, más o menos grande, o incluso el burka en las calles occidentales es una práctica que avanza y ante la que los países donde religión y Estado llevan siglos separados no pueden cruzarse de brazos.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.