La última Nave

Editorial del 11 de noviembre de 2009

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos no ha aceptado el recurso de batasuna pidiendo que se revisara la sentencia que dió la razón al gobierno español. El Tribunal considera, y ya no cabe ahora más recursos, que la ilegalización de Batasuna nunca vulneró la libertad de reunión o de asociación.

El tribunal de derechos humanos cita como ejemplo de no persecución de las ideas independentistas la existencia de algunos partidos vascos que las defienden sin ningún problema. Por ejemplo, Aralar.

Es desde luego una pésima noticia para los Batasunos. Es momento de recordarles que la ley de partidos no persigue a quienes apoyan la indenpendencia sino a los que apoyan la violencia para alcanzarla.

Era la última nave que le quedaba a Herri Batasuna. Desde hoy, están aún más solos.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.