Perdón, me equivoqué de cerebro

15/09/2017

No se conoce un caso más eficaz en cavar la propia tumba que la del concejal de cementerios de La Laguna, Zebenzuí González. Andaba el hombre en una conversación privada —del contenido restante afortunadamente no tenemos noticia— cuando confundió el grupo de Whatsapp con el de sus compañeros socialistas y escribió "Yo, a follar con empleadas a las que enchufo". Suspendido ya de militancia, falta que se vaya a su casa a hacer lo que quiera, con o sin enchufe. "Perdón, me equivoqué de grupo", dijo tras el desliz. Se equivocó más bien de cerebro. No es el que corresponde a un servidor público.


© 1998-2018 www.juliaotero.net