Ignacio, soldado de la libertad

09/06/2017

Los amigos de Ignacio Echeverría pidieron ayer perdón a sus padres por haberle dejado solo, peleando con su monopatín, con los tres terroristas  de Londres. El instinto de supervivencia es el más poderoso afán de cualquier ser vivo. Pese a que la mayoría de los humanos hubiéramos huido como ellos, rindamos tributo al valiente, reconozcamos que la civilización avanzó porque siempre existieron unos pocos Ignacios.


© 1998-2018 www.juliaotero.net