Las hormonas de Podemos

03/02/2017

Esta semana se han cumplido dos años de la llamada ‘Marcha del Cambio’, aquel movimiento lleno de alegría y esperanza para millones de personas que hoy asisten estupefactos a otra marcha, la de la testosterona entre el 1 y el 2 de Podemos. Urge feminizar un partido que ha fracasado en seducir a una parte importante del electorado femenino y que lleva camino de empeorar. La dimisión de Carolina Bescansa, la voz más sensata estos días, es la prueba de un hartazgo que parece más hormonal que político.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.