Súbditos

09/12/2016

Cuando alguien incumple una ley, recibe el correspondiente castigo. Cuando el infractor es una multinacional como Volkswagen, el Gobierno silba y mira para otro lado. Nos vendieron coches tramposos, pero les perdonamos. Que lo haga su país de origen, Alemania, no tiene disculpa, pero se metaboliza mejor. Que Bruselas tenga que recordar a España que debe sancionar nos recuerda nuestra situación de súbditos. O lacayos.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.