Julia Otero: ‘Los medios no estamos legitimados para censurar a otros colectivos’

PRNoticias, 10 de noviembre de 2010

Así respondía Julia Otero en la entrega de galardones de la Comunidad de Madrid ‘Comunica Igualdad’. Unos premios que reconocen a los medios y la publicidad que trabajan a favor de la igualdad de oportunidades. Otero ha puesto de manifiesto que en los medios de comunicación no existe esa igualdad. ‘Hay muchas mujeres, pero no en las cúpulas’.

La sede de la Asociación de la Prensa de Madrid ha sido el escenario de la entrega de premios ‘Comunica Igualdad’. La encargada de entregar los galardones ha sido la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, junto con la consejera de Empleo, Mujer e Inmigración, Paloma Adrados.

Los premiados, divididos en las categorías de radio, televisión, prensa y publicidad, han sido elegidos por un jurado compuesto por profesionales de cada uno de los ámbitos. Cristina Morató, periodista y escritora, ha recibido el reconocimiento a toda su trayectoria; la revista Capital ha sido elegida por el número dedicado íntegramente a las mujeres en el mes de marzo de 2009; Julia Otero, por Julia en la Onda; Juan Ramón Lucas por el ‘Encuentro de Mujeres Parlamentarias Iberoamericanas’, emitido en ‘En Días Como Hoy’ de RNE. El de televisión ha sido para Informe Semanal de TVE por el reportaje de ‘las Mujeres del vino’ y en publicidad para la campaña del grupo Campofrío de Pechuga de Pavo, que enfatiza la imagen de una mujer segura de sí misma y de sus capacidades.

En la entrega de estas distinciones, todos han hecho hincapié en que a pesar de que las cosas han cambiado mucho, todavía queda mucho por hacer.

Cuando te han entregado el galardón has dicho que te lo mereces ¿por qué?

Es común que los premiados digan que no saben si se lo merecen, pero este creo que sí me lo merezco porque he tenido 4 horas en un aeropuerto para pensar al respecto. Disgustos me ha dado, te lo puedo asegurar, porque siempre hay gente contraria a una posición no tanto reivindicativa, que también; sino vigilante de cualquier asunto en el que claramente se transparente una discriminación por razón de género. Nuestras mayores, nuestras madres, nuestras abuelas pelearon mucho y nuestras hijas no son del todo conscientes de cómo fue esa lucha. No se imaginan que hace 30 años, como le decía a la presidenta –Esperanza Aguirre-, ella no podría haber sido presidenta de Madrid. Todo eso se ha escrito muy lentamente, como para que ahora bajemos la guardia y toleremos comentarios, actitudes, cosas que ponen en cuestión ese avance.

Todavía queda mucho por hacer es algo que han denunciado todos los premiados. ¿Por dónde deberíamos empezar?

Por el día a día. Ponerte delante de un micrófono o salir a recoger un premio y decir grandes cosas con respecto a los derechos de las mujeres y volver a casa y seguirse ocupando de la casa, los niños, la compra... y mantener competitividad en el trabajo es inhumano. Ya basta. La solución es que en nuestro entorno más próximo seamos capaces de convencer a los hombres, para que asuman su parte de responsabilidad. No vale yo te ayudo, no tú haces el 50%.

¿Cómo podemos ayudar desde los medios de comunicación?

Repitiendo eso a menudo y afeando la conducta de los que no lo hacen. Hace cuatro días, en la visita del Papa a España me quedé petrificada cuando vi a cuatro monjas, la única representación femenina durante la liturgia en la Sagrada Familia, que aparecían para limpiar. 120 caballeros, obispos y cardenales y cuando salen las mujeres lo hacen para limpiar, eso simbólicamente es muy duro. Si la Iglesia no quiere que las mujeres sean sacerdotes, que al menos salgan a limpiar los frailes, que no las dejen a ellas en ese papel. Que no me digan que ellas estaban muy felices de hacerlo, porque me dicen lo mismo con las mujeres que llevan burka. Denunciar, criticar, abrir los ojos a ciertas conductas y actos simbólicos que vemos y que no podemos dejar pasar sin hacer un comentario, que como mínimo, despierte una reflexión de quien nos escucha, de quien nos lee.

Los medios tenemos la posibilidad de mejorar o hacer hincapié para cambiar una imagen social, sin embargo, en este sector las mujeres tampoco están muy presentes en puestos de responsabilidad.

No estamos muy legitimados los medios de comunicación para censurar a otros colectivos, porque nuestro ejemplo es pésimo. Hace 30 años ya había muchas mujeres en el periodismo y hoy las sigue habiendo, casi en los mismos sitios, en las cúpulas y en la dirección pocas. Pero en esto también hay una parte de responsabilidad femenina. No creo que todo sea culpa del sistema, parte es de nuestro propio comportamiento. A veces las mujeres huyen de la responsabilidad. Como responsable de un programa de radio muchas veces he propuesto para colaborar en el mismo, a personas de enorme talla intelectual, académica, mujeres y me han respondido que no se sienten capacitadas para hablar de todos esos temas todos los días. Nunca un hombre me ha respondido eso. Tenemos una auto exigencia tan grande que hace que nos apartemos de muchas responsabilidades. Si te llega la responsabilidad, acéptala, porque si a las que le llega la dejan pasar, no podremos seguir quejándonos. Tenemos que tener también una actitud competitiva y de ambición, y para eso tenemos que solucionar la intendencia familiar.


© 1998-2018 www.juliaotero.net