Julia Otero: "Hay que contar la verdad a la gente, que la crisis va para largo"

Estrella Digital, 5 de septiembre de 2013

La periodista ha estrenado la séptima temporada de "Julia en la Onda", en Onda Cero, con la intención no sólo de ganar una hora a "La ventana", como hasta ahora, sino durante las tres en las que coinciden

Por: M. Arroyo

-Cuando una empieza una séptima temporada no sé si está satisfecha, cansada...

-No, cansada nunca, el cansancio está reñido con la competitividad y la ilusión. En los últimos días de agosto casi todos estábamos deseando incorporarnos y volver al trabajo.

-¿Cuál es el reto para esta temporada recién iniciada?

-Se puede decir que es una temporada apasionante, porque la anterior se cerró con un resultado muy bueno de audiencia, porque por primera vez, en los últimos 14 años, Onda Cerro arrebataba una hora al día el liderazgo de la SER y somos líderes absolutos de la radio de 16:00 a 17:00 horas, y en la siguiente hora nuestra distancia con la SER es de poco menos que de 15.000 oyentes. Por lo tanto el reto, pese a que nuestros competidores tendrán en esta ocasión una hora más, es, en esas tres horas en las que coincidimos, alcanzarles y superarles como en la primera hora. Estamos excitados, concentrados, ilusionados y dispuestos.

-Es decir, que usted es de las de mirar siempre más hacia delante que hacia los que vienen por detrás...

-Siempre hay que mirar hacia arriba, es como andar por la vida, hay que mirar al frente para orientarte y luego intentar no tropezar para darte un morrazo tropezando. Hay que tener los pies en el suelo, siendo realistas, pero mirando hacia arriba, porque lo que parecía imposible hace diez años, o incluso hace seis o cuatro ya lo hemos conseguido, siendo líderes en la primera hora.

-¿Le preocupa mucho esa hora menos que tendrá este año en comparación con sus rivales?

-No, es una decisión empresarial que comprendo y que lo que hace es apostar por la radio local. En tiempos de globalización no hay nada más global que lo próximo  y está bien que compañeros de toda Españañ sigan teniendo su trabajo y sigan podiendo contar sus historias, que además a los oyentes de esas emisoras les resultan próximas. Aunque para mis intereses globales sería buena, seria a costa del trabajo de muchos otros compañeros. En este caso honran a la empresa esas ventanas locales y por tanto esos puestos de trabajo.

-Cuando un espacio lleva tanto tiempo en antena se dice que se hace solo...

-No, el trabajo nunca se hace solo, siempre lo tienen que hacer personas competentes, ilusionadas, y con criterio y valores. Así es el equipo que me rodea, que trabaja todos los días y un montón de horas. Que luego la puesta en escena resulte empática con la gente, sencilla en las formas, eso es por el trabajo que hay detrás. La naturalidad en la comunicación sólo se consigue cuando hay una buena digestión previa.

-Supongo que como la fórmula funciona habrá pocos cambios...

-He tocado pocas cosas pero, a diferencia de otros compañeros, soy muy "tocona". Lo esencial lo he mantenido pero siempre me gusta hacer una aportación, no quiero de ninguna manera que los oyentes reconozcan el cien por cien del contenido y colaboradores respecto al año anterior.

-Se dice muchas veces de los tertulianos y colaboradores que si siempre son los mismos, que si es imposible que sepan de todo... ¿Qué busca usted a la hora de ficharlos?

-Busco honestidad, independencia y singularidad y sobre todo solvencia intelectual. Nadie podrá decir de la gente que tengo en el gabinete que no sean de absoluta solvencia intelectual. Yo aprendo mucho de esas personas, luego lo de la reiteración en mi caso no es cierta. Ofrecemos un debate de mucha altura todos los días.

-¿Que el curso político de muchas noticias puede marcar el devenir de un programa como el suyo, en cuanto a nuevos oyentes se refiere?

-La comunicación en general no tienen la misma influencia cuando hay muchas cosas que contar que cuando no las hay. Es evidente que estamos en una época muy tensa de informacion y también de hartazgo de la gente que los gobernantes parece no detectar. Se impone la responsabilidad social del medio, es decir intentar contar las cosas de la manera más contrastada posible, y seguir el interés de las personas que te escuchan. Ahora no había tantos canales para contactar con nosotros pero ahora sí pueden darnos muchas pistas de lo que quieren, en correos, redes sociales... Nuestro programa es uno de los más abiertos al mundo en el tema de las redes sociales, estamos muy conectados con los que nos escuchan, les hacemos mucho caso y para eso hacemos auditorías al menos dos veces al año.

-Me decía el otro día su amigo Pablo Motos que lleva mucho tiempo queriendo entrevistar a Rajoy. En su caso, ¿las entrevistas a políticos le siguen motivando o ya les ha escuchado demasiado?

-Cada vez es más aburrido entrevistar a los políticos, proque no responden nunca a lo que se les pregunta y porque la posibilidad de que te mientan es altísima. Las entrevistas con políticos, muchos periodistas estamos llegando a la conclusión de que no aportan nada que nos dejan en punto muerto, lo que no quiere decir que no tengamos que perseguir esas entrevistas, porque además la primera obligación que tiene un gobernante es dar explicaciones de su gestión. Hay que reflexionar sobre qué nos ha pasado, como sociedad, para que la palabra de los políticos sea ahora tan poco creíble e irrelevante para los ciudadanos, por la desconfianza que hay hacia ellos.

-¿Se puede decir que ya han superado a los periodistas, en cuanto a profesión denostada por la gente?

-Estamos ahí, nos ganan por poco, pero tampoco los periodistas podemos sacar pecho.

-En TV se quejan mucho de reducciones presupuestarias en muchos programas, ¿ha llegado ese mal a la radio?

-Los recortes han llegado a todas partes. En mi programa han llegado a los colaboradores, a mí y que nadie crea que alguien pueda no notar la incidencia de esta crisis, pero lo improtante es que no se va a notar en antena. Sacrificaremos una parte de esos recursos pero el programa va a estar como siempre o mejor.

-¿Ve más factible que salgan antes de la crisis los medios o el país en general?

-Es algo que va en paralelo. Los medios privados vivimos de la publicidad  y ésta es lo primero que abandonan las empresas cuando tienen que recortar, aunque probablemente se equivoquen, pero es humano y se comprende, y no sé cuando se inicie la recuperación si lo primero en lo que pensarán será en la publicidad. Nos interesa que las empresas empiecen a levantar la cabeza cuanto antes.

-¿La noticia del fin de la crisis es la que más le gustaría dar en antena?

-Sí, pero eso no será un día, el problema es que al salir de la recesión seguirá habiendo muchas personas en el paro. No es esa noticia que pensábamos los de mi generación hace veinte años, que ETA deje las armas, no es una cosa puntual que ocurre un día porque lo deciden un grupo de personas. El dejar atrás la recesión en ningún caso va a significar que se solucionen los problemas sociales  y económicos de millares de personas. Esa noticia no se dará en un día sino a lo largo de la próxima década. Quizás lo fíe muy largo, pero hay que contar la verdad a la gente, que esto va para largo.

-Ahora que va a volver a TV, en Antena 3, ¿si se le diera muy bien otra vez podría darse el caso de que dejara la radio?

-En ningún caso dejaría la radio porque además sólo voy a hacer dos especiales, uno sobre el desempleo y otro sobre educación. Mi regreso a TV va a ser muy puntual, estoy contenta porque Antena 3 haya mirado dentro del grupo y haya apostado por una persona de dentro  para hacer estos dos especiales, pero de ninguna forma dejaría la radio.

-¿Si escribiera sus memorias mucha gente se podría echar a temblar?

-Temblar no, pero se sorprendería. Mis memorias profesionales, nunca personales, pasados los gobiernos, los años, el conocimiento de tantas personas, seguramente tendrían su interés pero hoy por hoy no me lo planteo. Bueno, está ahí. No niego la posibilidad de llegar a escribirlas, dentro de algún tiempo, pero soy insultantemente joven todavía y me queda mucho por vivir en la profesión. Al menos eso espero.


© 1998-2018 www.juliaotero.net                 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Al utilizar nuestra página web entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre las cookies y su uso en nuestra web, consulta nuestra Política de cookies.