Julia Otero: "Tarde o temprano, volveré a la radio"

El Periódico, 8 de mayo de 2005

• La periodista analiza su experiencia al frente de 'Las cerezas', el magacín de los martes en TVE-1

JOAN BARRERA

LUGAR Y AÑO DE NACIMIENTO: MONFORTE DE LEMOS (LUGO), 1960
ESTUDIOS: LICENCIADA EN FILOLOGÍA HISPÁNICA
PROFESIÓN: PERIODISTA
PROGRAMAS: 'LA LUNA' (TVE), 'LA RADIO DE JULIA' (ONDA CERO), 'LA SEMANA QUE VIENE' (TELE 5) Y 'LA COLUMNA' (TV-3)

Con 2,5 millones de fieles seguidores, Las cerezas enfila la recta final de la temporada. Julia Otero no hace planes de futuro, sólo cuenta sus preferencias.

--¿Considera que el programa sigue vivo y coleando?
--Sí, y eso que quisieron matarnos, televisivamente hablando, antes de que existiéramos.

--A la hora de recapitular, ¿de qué está más satisfecha?
--Nos hemos sacado de la manga un formato difícil, el de la entrevista en pareja. Aunque soy consciente de que tiene, a veces, resultados desiguales, pienso que la audiencia reconoce la innovación.

--¿Y la parte negativa?
--La presión del horario de máxima audiencia, la locura de las cifras. La perversión, en este caso, es que hay personas que valoran un programa en función de la audiencia.

--¿Le gusta nadar contracorriente?
--Sí, pero con vocación mayoritaria. Lo que no he tenido nunca es vocación de hacer una cosa para minorías selectas.

--¿Considera que aún le queda cuerda a Las cerezas?
--Puede convertirse en un clásico y seguir unas temporadas más. Otra cosa es que esté dispuesta a aceptar la marcha y la presión que implica.

--¿Carmen Caffarel, directora general de RTVE, le ha pedido seguir?
--Sí, hemos hablado del futuro, pero de manera muy vaga. Ni se ha pronunciado TVE, aunque sé que hay intención de seguir apostando por el programa, ni yo. Estamos en aquella época del año en que uno se pregunta qué quiere hacer en el futuro.

--¿Y... ?
--Todavía no lo sé. Mis colegas dicen: "Estás en el peor momento y en el peor lugar". Y he notado esta percepción durante muchas semanas. He llegado a TVE en un momento difícil. Se sabe de dónde veníamos, pero no está claro el horizonte al que vamos.

--¿Qué hará en septiembre?
--No lo sé y, si por mí fuera, preferiría parar hasta enero. Hacer un receso, porque llevo mucho tiempo sin ir por el mundo y ver las cosas que me interesan, algo esencial para quienes nos dedicamos a la comunicación. Necesito oxigenarme, respirar. Ya veremos.

--Entre la radio y la televisión, ¿con qué se queda?
--Con la radio. Terminaré quedándome en la radio. Yo ya estaba en la radio, pero me pusieron con la maleta en la puerta y pasó la tele. Y ahora que estoy en la tele, hay una maleta que pone radio que me está esperando. Se trata de decidir en qué momento dejo la tele. Si lo alargo es porque pienso que cuando deje el plató no será fácil volver. La evolución de la tele generalista se aleja de gente con mi perfil profesional.

--¿El reto de la radio es que una persona con su nombre y prestigio presente un magacín matinal?
--Sí, tocaría y ahora ya es urgente.

--¿Asumiría este reto?
--Estoy dispuesta a aceptarlo. Caffarel me ofreció hace un año para ir a RNE. Fue una propuesta muy atractiva, pero no era el momento. En cualquier caso, el futuro es la radio.

--La veo en la radio.
-- Y yo también, pero no será en septiembre. Sí, tarde o temprano, volveré a la radio.


© 1998-2018 www.juliaotero.net