Julia Otero, de "La luna" a "La ronda": "Yo no opino; sólo modero y pregunto"

Entrevista publicada en la revista Semana en 1991

Una vez más, siguiendo la tónica habitual de sus programas, Julia Otero ha vuelto a apostar por todas las bazas que le ofrece trabajar en riguroso directo. "La ronda", el nuevo programa de TVE, que se emite en las noches de los miércoles, es, si exceptuamos el especial Fin de Año ("Telepasión Española"), la tercera singladura televisiva de esta periodista gallego-catalana. 

- ¿Para ti -la preguntamos- el reto del directo es fundamental? 

- Sí, porque el ambiente resulta mucho más cálido y el espectador lo agradece. 

- Pero conlleva un riesgo. Si te equivocas, ya no puedes rectificar; si algo sale mal, ahí se queda...  

- Ahí está precisamente la gracia y, por supuesto, la emoción de ese riesgo; emoción que se transmite a quien ve el programa, porque sabe que lo que le ofrece la pantalla es lo que está sucediendo en ese mismo momento. 

Julia Otero hace una breve pausa y añade: 

- Y lo que para mí es más importante: no existe, no puede existir, la menor manipulación ni en las preguntas ni en las respuestas. A nadie se le escapa tan sustancial "detalle", y eso, a mi entender, valoriza y otorga mayor rigor y seriedad al espacio. 

Julia Otero vuelve así, con su carismático estilo y su acentuada personalidad, a la palestra de la más rabiosa actualidad. Tanto el contenido como la franja horaria de "La ronda" habrán de permitir que su rostro se familiarice de nuevo en miles y miles de hogares españoles. 

- Del "3 x 4", a "La luna", y de "La luna", a "La ronda". Brillante trayectoria sin duda, para una persona tan joven como tú. 

- No sé si será brillante o no mi trayectoria, pero la que yo procuro en cualquier momento es desempeñar mi actividad de la forma más honesta posible, y siempre, si es posible, rompiendo moldes y rutinas. 

Nació Julia Otero en Monforte de Lemos, Lugo, pero a los tres años de edad se trasladó con su familia a Barcelona. Aplicada estudiante, se licenció en Filología Hispánica y en Ciencias de la Información. 

- ¿Cuál fue tu primera experiencia profesional en los medios de comunicación? 

- Mi primera experiencia profesional la inicié a los diecisiete años, en Radio Sabadell. De allí pasé a trabajar a Radio Miramar de Barcelona, con un programa de entrevistas titulado "Más radio", que dirigía José Joaquín Marroquí. Después pasé a presentar, en la misma emisora, "Crónica del alba", que se emitía en horario de madrugada. 

- ¿En "3 x 4" recibiste tu "bautismo de fuego" televisivo? 

- No. Anteriormente, y de ello mucha gente ya no se acuerda, en 1986, me inicié en la televisión como presentadora del programa "Una historia particular", que se ofrecía los sábados por la mañana a través de la Segunda Cadena y sólo para Cataluña. Se trataba de un debate, también en directo -recalca-, en el que el telespectador era el protagonista gracias a sus llamadas telefónicas, con las que opinaba o simplemente preguntaba sobre el tema objeto de discusión. 

Los programas de "La ronda" emitidos hasta ahora están dando una nueva dimensión profesional de Julia Otero, especialmente a la hora del debate entre dos invitados populares, que defienden sus diferentes puntos de vista respecto a determinados temas. 

- Tu "reentré" televisiva no pudo ser más afortunada -comentamos- y la cuestión a debatir, si la boda del Príncipe Felipe de Borbón, hijo de los Reyes de España, era o no cuestión de Estado, fue muy controvertida. ¿Tienes muchas esperanzas puestas en tu nuevo programa? 

- Sí, naturalmente. Tengo todas mis esperanzas y mis ilusiones puestas en "La ronda" en este momento. Pienso que, a poco que nos lo propongamos todos los del equipo, puede llegar a alcanzar un buen lugar en los paneles de audiencia. 

No se quiere mojar Julia Otero cuando recabamos su opinión sobre los temas debatidos hasta ahora en "La ronda": 

- Yo no opino. Mi función consiste en conducir el programa de la mejor forma que sé y puedo. Modero, pregunto y paso nervios, muchos nervios. 

- Aunque las comparaciones siempre resultan odiosas. ¿Te sientes más cómoda en "La ronda" que en "La luna"? 

- La verdad es que ya me siento cómoda cuando realizo mi trabajo a gusto, que acostumbra a ser la mayoría de las veces. En "La luna" apenas me movía de mi asiento. Era una entrevista monográfica y en profundidad. En "La ronda", como habrás podido apreciar, me muevo de aquí para allá, gesticulo más y mi papel en sí cambia sustancialmente. 

- Antes sólo se te veía el busto. Ahora se te ve enterita. Muchos espectadores seguro que lo agradecerán, ¿no crees? 

- No sé... -responde, tímida y coqueta. 

- ¿Cuáles son tus pretensiones como directora y presentadora de "La ronda"? 

- Me gustaría poder hacer un programa con el ritmo suficiente para que el telespectador renuncie a cambiar de canal. Cada día la competencia es más fuerte. 

- ¿Piensas llevar a muchos famosos? 

- Dependerá del programa. A veces habrá famosos y a veces no. Me gustaría poder acercar también a los espectadores a una serie de personas anónimas, de esas que nunca salieron en periódicos ni revistas, pero que, sin embargo, tienen mucho que contar.


© 1998-2018 www.juliaotero.net