Editorial del miércoles 12 de Septiembre de 2002

Los cantantes de toda la vida tiemblan. La “Operaciones Triunfo” que ahora hacen todas las televisiones de Occidente van arrinconando las antiguas glorias musicales, que ven como unos “parvenus” les quitan las lentejas del plato en nada más tres meses.

De momento, los que no nos dedicamos a cantar, vivimos en una precaria tranquilidad. Pero, atención, porque nos puede acabar tocando. Un canal de Buenos Aires, hace cástings exhaustivos estos días para encontrar aspirantes a... presidente del gobierno. Argentina vive una gravísima crisis, de acuerdo, allá los políticos han perdido, hace mucho, el poco crédito que tenían, pero ¿qué me dicen de la reputación de los políticos aquí, en Francia, o en Italia...? ¿Se fía, la gente, de sus representantes en los diferentes parlamentos? Si algún partido político español propuso no hace mucho una encuesta pública para elegir un nuevo líder... ¿qué tiene de malo hacerlo por la tele? Si gobernar es cada vez más, un acto sometido a la demoscopia... ¿Por qué no elegir los diputados en concursos de televisión?

Los laboratorios de márqueting pueden hacernos creer que una persona puede ser un buen gobernante... pero un buen gobernante es el que sabe tomar las decisiones adecuadas, que no siempre son las que quiere la mayoría. El “todo se vale” por la audiencia tiene tanto de peligro en la televisión como en la política.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net