Editorial del martes 30 de Octubre de 2001

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que los americanos cogen menos aviones, la compañía Air Europa ha suspendido sin avisar y sin tiempo reglamentario, nueve de sus rutas y ha anunciado la reducción del 10% de la plantilla.

Los vuelos suspendidos por Air Europa, víctimas supuestamente de la crisis internacional, no son Madrid-Ohio, o Barcelona-Arkansas... sino Madrid-Badajoz, Madrid-Oviedo, o Ibiza-Mahón.

Una vez descartado que los extremeños o los asturianos se hayan dado todos de baja del hábito de volar, tenemos que pensar que estos trayectos no eran rentables mucho antes de la crisis, y ahora han encontrado la excusa de oro para cargárselos.

Tanto es ir buscando nabos que coles... Esto de las torres gemelas será, es ya, un pretexto magnífico que nadie osa en contradecir, teniendo en cuenta la dimensión de la tragedia. Ajustes de personal, despidos, reducciones de plantilla, condiciones laborales en precario... Ni Bin Laden tenía una expectativa tan alta.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net