Editorial del martes 2 de Octubre de 2001

Dice la leyenda popular que los niños duermen bien porque no tienen cargos de conciencia. Si fuera cierto, debemos convenir en que todos los Españoles están llenos de remordimientos y "malos rollos".

Esta mañana se ha presentado el libro "Dormir, dormir. Guía de los trastornos del sueño" y nos han informado que el sueño sale carísimo al estado. Siete mil millones de pesetas gasta la Sanidad Pública en hacer dormir a los casi 5 millones de insomnes que malviven en la península. Ir a la cama y no poder descansar es, en efecto, un sin vivir que los especialistas recomiendan hacerse mirar por el médico. Un insomne circunstancial puede devenir crónico, si cerramos los ojos a la realidad y no nos ponemos en manos de expertos. Un doce por ciento de la población toma pastillas cada día, diez millones de envases en un año...

Mucha química para hacer frente a un estilo de vida que cada vez nos hace dormir peor.

Lo más fastidioso es que los que nos gustaría que no durmieran, seguro que no tienen ningún problema...Y no pondremos ningún ejemplo.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net