Editorial del jueves 30 de Mayo de 2002

El ya ex alcalde de Ponferrada ha sido condenado esta mañana por un delito de acoso sexual.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León considera probado que Ismael Álvarez acosó a Nevenka Fernández utilizando la superioridad de su cargo de alcalde.

Los cinco especialistas en psiquiatría y psicología del Tribunal de Castilla y León han coincidido en las pruebas periciales que en ningún caso Nevenka fabulaba y que sus síntomas eran claramente los de una mujer perseguida y acosada.

Ismael Álvarez no irá a prisión, el código penal no lo prevé, ni tan siquiera será inhabilitado para ejercer el cargo de alcalde. Eso sí, tendrá que pagar una multa de un millón de pesetas y hacer frente públicamente a lo que representa una sentencia que le considera culpable.

Jurídicamente nada obligaba a este individuo a abandonar la alcaldía... pero moralmente y políticamente, no podía seguir en el ayuntamiento de Ponferrada ni un minuto más.

Su partido, el PP, dijo mientras duraba el proceso, que Ismael Álvarez tenía derecho a la presunción de inocencia... De acuerdo... LA TENÍA. Ahora ya no la tiene... Por eso hace menos de tres horas ha dimitido de todos los cargos públicos. ¡¡Faltaría más!!

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net