Editorial del miércoles 29 de Mayo de 2002

Los tribunales catalanes han tardado 4 años en resolver un intercambio de denuncias provocadas por un eructo.

Según Publican hoy los compañeros de “El Punt”, el 2 de agosto del 98, cuando tres jóvenes pasaban en Lloret de Mar por al lado de un grupo de Mossos de Esquadra, uno de ellos aprovechó para hacer un eructo de aquellos ruidosos y groseros que los agentes interpretaron que llevaba dedicatoria. Seguramente era verdad. El caso es que les pidieron explicaciones y la cosa acabó en una discusión y con algunas heridas leves por parte de todos.

En primera instancia, el Juzgado de Blanes absolvió el joven grosero y condenó los mossos a pagarle 45 mil pesetas. La sentencia se recurrió y ahora la Audiencia de Girona ha absuelto a los policias...

Atrás quedan 4 años de burocracia, papeles y tribunales. Debe ser el eructo más caro de la historia para el bolsillo del contribuyente. Una historia de difícil digestión si tenemos en cuenta el colapso de la Administración de Justicia.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net