Editorial del martes 18 de Junio de 2002

A veces, en vez de tirarse de los pelos o clamar al desierto, es mejor coger el toro por los cuernos y dar un paso adelante. Este parece el camino escogido por los responsables de la pasarela Gaudí de Barcelona.

Todos recordamos el tira y afloja de hace unos cuantos meses entre la Administración Central y los organizadores de las semanas de la moda en Madrid y Barcelona. La idea de que no hay presupuesto para montar dos certámenes, hacía pensar que Madrid acabaría llevándose la gran semana de la moda española, sin tener en cuenta que por tradición y experiencia Barcelona es la ciudad de los diseñadores y las pasarelas. Aquella polémica no sabemos en qué punto se encuentra, pero sea como sea, los organizadores de Gaudí no se lo han pensado y se han puesto manos a la obra, y nos anuncian para septiembre una Supersemana de la moda en Barcelona.

Dicen que la unión hace la fuerza, y es por eso que debajo del mismo paraguas de “la semana de Barcelona” podremos ver moda de temporada, desfiles, exposiciones, cinefórums, festivales de música y arte y promoción de jóvenes talentos del diseño.

¿Cuesta dinero? Sí, claro. En resumen, el 60% más que el año pasado... pero es una inversión que seguramente valdrá la pena.

A veces, la acción lleva más lejos que la reclamación.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net