Editorial del miércoles 12 de Junio de 2002

Esta mañana, los alumnos de 6 escuelas de Gerona han hecho una concentración y han escrito un manifiesto en contra de la ablación del clítoris, una mutilación salvaje que padecen más de 100 millones de mujeres en el mundo.

Explican estos niños y niñas que, trabajando hace poco en la escuela las noticias de la prensa, descubrieron y quedaron trastornados al saber que la persona que más ablaciones practica de todo el estado vive en Gerona y que un juzgado había archivado el caso de la mutilación de 4 hermanas nacidas en Sant Feliu de Guíxold pero de padres gambianos. En efecto, fue noticia de portada el fin de semana pasado, el hecho de que la justicia catalana tirara la toalla y exculpara unos padres que, aprovechando unas vacaciones en Gambia, hicieron cortar el clítoris a sus 4 hijas; la pequeña tiene 4 años, la mayor 13.

Los progenitores alegaron que ellos no sabían nada, que fueron sus abuelos los que aprovechando que ellos no estaban, amputaron a las niñas.

Los escolares de Gerona que hoy se han reunido han manifestado que no entienden -como nosotros- que no se pueda hacer nada para perseguir un delito que ninguna tradición puede justificar.

“El silencio es el mejor aliado de esta horrible práctica”. Lo han escrito los niños de Gerona en este manifiesto, y tienen razón. Se ha de dedicar tanto tiempo como haga falta a explicar a los inmigrantes de estos países que sus hijas tienen derecho a la integridad y a la dignidad.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net