Editorial del lunes 10 de Junio de 2002

Hasta el día 26 de junio, 850 marineros norteamericanos permanecerán en el Puerto de Tarragona haciendo campamento de soporte a las maniobras “Dynamic MIX”, de la OTAN...

Si usted fuera tendero de Tarragona, ¿qué pensaría? ¡haremos caja!, ¿verdad? Pues según declaraciones literales del presidente del gremio, estos marineros se gastan en las tiendas tarraconenses “cero patatero”.

Los oficiales y caballeros norteamericanos se pasean por el centro, rebuscan y entran en las tiendas... pero salen sin que nadie vea el color de su monedero. ¿Por qué? Porque en su campamento ya hay tiendas de todo tipo, y más baratas, de forma que el único servicio que utilizan del exterior es el telefónico, porque parece que llamar a casa les sale mejor de precio desde una cabina que desde dentro.

Según datos de la autoridad portuaria de Tarragona, la última vez que estos chicos estuvieron en la ciudad (el año 2000) dejaron 240 millones de pesetas en tres días.

¿Dónde se los gastan? En cerveza de importación y en carne, en concreto, dos tipos de carne, la cruda y la cocida. La segunda no se piensen que son butifarras, sino más bien y sobretodo hamburguesas. Respecto a la cruda, no crean que nos referimos al steak-tártaro... sino a los prostíbulos. En Salou y en Cambrils los centros de alterne no dan abasto.

Es decir, cambiamos de siglo, pasan las décadas, pero hay realidades inmutables. Cuando la armada atraca..., atraca.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net