Editorial del martes 4 de Junio de 2002

El ayuntamiento de Gerona, hará cursos a partir de septiembre invirtiendo los roles masculinos y femeninos en las faenas domésticas. Los centros cívicos de la ciudad harán unos talleres experimentales para que los hombres aprendan a planchar y las mujeres, entiendan de mecánica.

El programa piloto pretende que las faenas domésticas sean compartidas, de forma que también se impartan a los hombres que quieran cursos de otros aspectos de la casa, como por ejemplo atender a los niños pequeños o a las personas mayores con problemas de salud.

El Ayuntamiento de Gerona ha tenido una buena idea, pero del todo inútil si no hay voluntad masculina. Ahora que están de moda los manuales de autoayuda del tipo “por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas”... hemos de reivindicar que está muy bien eso de aprender cartografía y mecánica... pero que antes de ponernos a estudiar más cosas de las que ya nos toca hacer, ellos han de ponerse las pilas.

Las mujeres de esta generación somos mujeres agotadas. En lugar de mecánica quisiéramos saber cómo arreglar el mecanismo masculino de conducta habitual. Hay excepciones. De acuerdo. Pero unas cuantas flores nunca han hecho primavera.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net