Editorial del lunes 3 de Junio de 2002

Insinúan los comentaristas más perversos que si España gana el Mundial o queda bien colocada, los sindicatos ya se pueden preparar. El Español mediano puede soportar que le despidan sin salarios de tramitación, o que el INEM le llame para ofertarle un trabajo mal pagado... siempre que las alegrías nacionales del fútbol le rescaten de la mala leche.

La huelga general del20 de Junio, dicen estas cabezas retorcidas, depende, pues, de cómo “chute” la cosa, en concreto de cómo “chuten” en Corea los chicos de Camacho. No hay nada que haga más patria que el fútbol, de forma que un triunfo español -recordemos que la final es el 30 de junio- haría del todo innecesaria la protesta masiva de los trabajadores... Pura lógica.

Con un poco de suerte, el gobierno de Aznar puede conseguir una disciplina laboral parecida a la de estos días de los coreanos... que, a falta de seguidores extranjeros de sus respectivas selecciones, hacen ver que son hooligans de quien toque.

Medio campo va a favor de Eslovenia, pongamos, y el otro medio, de España... Incluso el famoso e inevitable Manolo el del Bombo tenía ayer cara de desconcertado, viéndose rodeado por coreanos obedientes que aplaudían el gol de Raúl con la misma elegancia que hoy habrán utilizado para celebrar el gol de Ronaldo.

En fin... tranquilos, que esto sólo dura un mes.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net