Editorial del miércoles 27 de Febrero de 2002

Esta mañana se ha conocido el barómetro del CIS del mes de enero, esta encuesta sociológica que los gobiernos utilizan para preguntar lo que quieren y mirar que contestemos lo que les interesa.

Esta vez, no les ha salido bien del todo, en un aspecto, el de los precios. El 77% de los españoles afirma que las cosas sí que son más caras desde que pagamos en euros. El 33% restante no sabemos si son “unos cachondos” -ya me perdonarán la licencia- o directamente, como dice el clásico, no “son de ese mundo”. Es decir, que el maquillaje que ha hecho el gobierno del IPC no ha colado... El resto, sí, ha colado del todo. Esto se deduce de los casi 10 puntos de diferencia que el PP mantiene respecto al PSOE. CiU tampoco sale bien parada, con una pérdida de medio punto por lo que hace al soporte electoral. No hemos visto en ningún sitio qué puntuación recibe Artur Mas como líder. Quizá no han preguntado. Claro, que el castigo es a medias, porque el CIS tampoco se ha interesado por Pascual Maragall.

Cuando se ha interrogado a los españoles sobre quién ha de suceder a Aznar, el pueblo, supuestamente, dice que Mayor Oreja, y si acaso, Rodrigo Rato. No sabemos si sólo o con Gescartera...

Zapatero ya no es aquel buen chico que ganaba a Aznar en valoración, quizás debería de dejar de hacer la siesta un día de estos.

En fin, que, hoy, el PP tendría una mayoría absoluta espeluznante, en el sentido de bonita, una mayoría bien bonita...

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net